Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma

Amar parece fácil pero no lo es. Exige renuncia y no siempre está uno dispuesto a darla. Exige dedicación y no siempre se está dispuesto a sacrificar el tiempo por el otro. Exige escucha y no siempre se buscan espacios para atender la necesidad del otro. Amar con el corazón y de manera sensible, por tanto, no parece tarea sencilla. Jesús, que conoce mejor que nadie lo que anida en nuestro corazón también dice: «No todo el que exclama. ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en el cielo». Sentencia turbadora.
La voluntad es una de las grandes potencialidades del alma humana. No es posible amar a Dios de boquilla; mientras la boca dice una cosa la voluntad hace la contraria. Es la contraposición entre el deseo y el someterse a la voluntad de Dios.
Amar desde el corazón es poner todo el pensamiento en Dios, es asimilar en lo profundo del corazón el misterio del Amor divino. Es entender que el hombre tiene la dicha de amar porque Dios mismo nos amó primero como parte viva de su creación. Nada creado por Dios queda abandonado a su amor. Y la clave de ese amor es Jesucristo: «Tanto amó Dios al mundo que nos entregó a su Hijo por amor».
Amar al Señor tu Dios con toda tu alma. Por la propia naturaleza del hombre, humanamente parece imposible. Eso implica amar con el corazón, con el entendimiento, con la memoria, con los sentimientos, con la voluntad puesta al servicio de Dios. Amar amando la Verdad no los engaños del mundo porque cuando amas al mundo y las cosas que hay en el mundo difícilmente puedes amar a Dios. Amar con la lógica de la caridad, dándose a los demás con un amor sincero, generoso y entregado con un corazón capaz de ver donde es necesario el amor y actuar en consecuencia. ¡Qué gran lógica y como tiene que transformarse mi mentalidad según los criterios de Jesús!

orar con el corazon abierto

¡Señor, creo en Ti, creo en tu capacidad de amar, creo que eres la luz que cada día ilumina mi caminar, creo en la lógica de la caridad aunque tantas veces me cueste darme a los demás y amar con el corazón! ¡Señor, soy plenamente consciente de que no siempre escojo el camino correcto y me alejo de Ti! ¡Padre Dios, soy consciente del amor que sientes por mí y quiero corresponder a este amor con el testimonio de mi fidelidad en los momentos de prueba y de lucha interior! ¡Soy testigo, Padre, de tu enorme misericordia, compasión y gracia fruto de tu amor! ¡Quiero amarte, Señor, con lo que soy y lo que tengo! ¡Quiero amarte a Ti a través del prójimo! ¡Quiero amarte con toda mi alma para hacer de ti toda motivación para mi buen obrar sabiendo que todo lo hago por Ti! ¡Quiero amarte con toda mi alma porque quiero ofrecértelo todo a Ti, Señor! ¡Quiero amarte con toda mi alma, Señor, porque quiero darle un valor sagrado a todo lo que soy y quiero hacerlo en ofrecimiento a tu amor!

Merece la pena escuchar hoy esta bellísima pieza para trompeta y voz fuente divina de amor:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s