Cristo es mi vida y la muerte mi ganancia

Hoy se cumple un año del deceso de un amigo a causa de una enfermedad grave con nombre y apellidos: cáncer de páncreas. Estaba bastante avanzado cuando se lo diagnosticaron y las expectativas, lógicamente, eran poco halagüeñas. Buen cristiano, hombre sensible al sufrimiento de los demás, enorme padre y esposo, trabajador honrado, podría decir muchas cosas buenas de él. Al poco tiempo del diagnóstico parafraseaba a san Pablo: «Tu me conoces bien, Cristo es mi vida y la muerte mi ganancia».
Como persona acomodada por el esfuerzo de su trabajo había disfrutado siempre de la vida y gozaba de aparente buena salud. Por eso le sorprendió el diagnóstico tan repentino porque la muerte, a causa del cáncer agresivo, le sobrevino a los cuatro meses. ¡Demasiado tarde el diagnóstico para salvarle la vida!
Durante este tiempo vivió en paz consigo mismo, con Dios y con las personas que le rodeaban. Vivió en la confianza en Cristo. No le perturbó cuando le dieron el diagnóstico del tiempo que le quedaba de vida. Se preparó con ahínco para dejarlo todo bien dispuesto para su familia.
Dondequiera que iba hablaba con los médicos y las enfermeras y otros pacientes del hospital sobre la paz que recibía de Cristo. Ayudó con su alegría y su esperanza a varias personas que se encontraba en el hospital para recibir tratamiento. Era fiel a su máxima de que «Cristo es mi vida y la muerte mi ganancia». Consciente de que el Señor trabaja por el bien de cada uno él vivía su amor por Cristo con paz, serenidad y alegría. ¡En el fondo de su corazón sabía que pronto iba a encontrarse con el Amado!
Hace una semana su mujer me llamó. Había recibido una llamada de teléfono. Alguien con el que había coincidido en el hospital quería darle las gracias. Paciente con cáncer le habían dado definitivamente el alta. Mi amigo había tenido ocasión de mantener con él largas conversaciones. En un momento en que este hombre estaba embargado por las dudas, el dolor y las desesperación mi amigo le había regalado un rosario y la Santa Biblia. Le había prometido rezar por él. Le había recomendado ofrecerle su enfermedad a María y leer la Palabra de Jesús cada día. Desde aquel día había rezado un misterio diario y la lectura de la Biblia le había abierto los ojos a una Verdad que conocía pero que tenía olvidada. Se confirmará pronto y quería que la mujer de mi amigo, en homenaje a él, fuese la madrina de confirmación. «El testimonio de tu marido me llevó a Dios, la Virgen me acompañó en esta travesía de dudas y la Palabra ha dejado una impronta profunda par entender la vida». Al colgar el teléfono se me caían las lágrimas.
¡Cuando este hombre llegue al cielo solo quiero imaginarme el abrazo con el que se fundirá con este amigo que, silenciosamente, supo impregnar de amor su «Cristo es mi vida y la muerte mi ganancia»!

orar con el corazon abierto

¡Señor, quiero ser tu testigo! ¡Que nada me aparte del camino! ¡Que nada me aleje de la verdad! ¡Quiero anunciar tu Palabra, vivir como tu nos enseñas, transmitir los valores que tus nos dejaste, ser testigo de tu mensaje y portador de tus enseñanzas! ¡Quiero ser justo con los que me rodean, solidario con los que me encuentro, fiel a los que en mi confían, servicial con los que a mi acuden! ¡Concédeme, Señor, la alegría de vivir para transmitirla a todos los que me sirven! ¡Concédeme la gracia de llevarte a cualquier rincón sin miedo al qué dirán! ¡Ayúdame a ser testigo tuyo, a reconocerte como espejo de lo que soy y a vivir como viviste tu! ¡Concédeme, Señor, la gracia de ver la realidad del mundo como la veías Tu y verte a ti en las personas que me rodean, especialmente en aquellos que sufren! ¡Hazme vivir conforme a tu voluntad y a la voluntad divina! ¡Y en un día como hoy te pido, Señor, por todos los enfermos para que Tú que todo lo puedes les devuelvas la salud y, sobre todo, les concedas la gracia de sobrellevar cristianamente su enfermedad!

Give me, Jesús cantamos hoy:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s