Jesús viene para quedarse

La Navidad se otea en el horizonte. Estamos a la espera de que Jesús venga a salvarnos. ¡Se acerca el Señor, el Salvador! ¡Y este hecho extraordinario no nos debería aterrorizar, al  contrario debe ser motivo de gran alegría! Jesús, al revelar de esta manera el significado de nuestra existencia, nos señala la actitud que debemos seguir para una buena preparación para recibirlo como corresponde en el corazón.
En las páginas del Evangelio hay muchas frase que te hace estar alerta: «Levántate y anda», «mantente en guardia», «permanece despierto» y, sobre todo, «ora sin desfallecer». Todos estos consejos, estas llamadas a estar vigilantes, esta invitación a la oración forman parte del camino del Adviento. ¡Porque el Señor viene a nosotros para siempre! Debo ser consciente de que en Navidad no conmemoro solo el hecho de que Jesús vino una vez. Celebro su venida, en el presente de mi vida: este año, como todos los años en Navidad, Jesús nace por mi —nuestra— salvación. Hoy, y todos los días, el Señor viene a mí, a mi vida, allí donde me encuentre y con el estado de ánimo en el que me encuentre. Lo impresionante es que nunca ha dejado de venir a mí y me llama constantemente para que le deje entrar en mi corazón y conocerlo mejor. ¿Estoy atento a su llamada, preparado para su venida, para su presencia en mi vida? ¿Quiero conocerlo de verdad?
Es este un tiempo en que debo tomar conciencia de mi propia responsabilidad en este encuentro con Dios. Mi alma debe volverse hacia Dios, con todo lo que es —corporalidad, sensibilidad, inteligencia, memoria, voluntad—, es decir, con todo mi ser. La vida es muy breve y al mismo tiempo algo extremadamente seria pues no solo es creación de Dios, la ha salvado Él. Es mi responsabilidad ir al encuentro de ese Dios que va a nacer. Y hacerlo con amor.  Dios nos ama y quiere ser amado por cada uno de nosotros en nuestra propia individualidad. El nacimiento del Hijo de Dios en Navidad está motivado únicamente por el amor que él tiene por cada uno de los hombres.
En esta primera semana de Adviento quiero profundizar en lo que hay en mi interior y contemplar mi vida desde la perspectiva del Señor. Volver mi mirada hacia Él que ya está presente en mi interior tantas veces como le dejo entrar.  Y, bajo el prisma de su mirada, ser consciente de las riquezas y la pobreza que hay en mi vida en este momento, así como los deseos y aspiraciones para llevarla a la santidad. Todo esto es lo que hace que el tejido de mi existencia tenga un sentido. Y, dado que el Señor me está esperando,  no puedo más que exclamar: ¡Bendito seas, Señor, por tu presencia y tu amor en mi vida! ¡Dame, por medio de tu Espíritu, una buena preparación para recibirte en Navidad!

orar con el corazon abierto

¡Jesús, Niño Dios, ven a vivir la realidad de mi humanidad; te necesito para hacer de mi vida una vida sencilla y santa! ¡Señor, tu tomas la condición humana con su belleza y sus limitaciones, tu me llamas a la conversión interior, tu me llamas a vivir la vida con intensidad para una auténtica conversión! ¡Enséñame, Señor, a adaptarme a la novedad que exige vivir tus mandatos, a dar sentido auténtico a mi vida según tus enseñanzas, a aceptar con coraje, humildad y amor tu voluntad, a creer que Tu, Señor, estás aquí con nosotros! ¡Hazme consciente, Señor, de que tu vienes porque nos amas y nos eliges para trabajar en tu viña, para hacerla más viva, para entregarnos a los demás como lo hiciste tu con amor, caridad y misericordia! ¡Abre, Señor, mis ojos a las necesidades y aspiraciones de los que me rodean, a los que sufren a mi alrededor, a los que necesitan de mi comprensión! ¡Abre, Señor, mi corazón al amor, para que nazca en mi interior un ardiente deseo de amar y compartir mi experiencia de Ti! ¡Señor, quiero ser un testigo vivo de tu venida, quiero ser artesano de tus obras, testimonio de tu mensaje! ¡Quiero transformar mi vida por medio de tu Santo Espíritu! ¡Gracias, Señor, por tu presencia y tu amor en mi vida!

Un hermoso villancico navideño para alegrar el corazón en este tiempo de adviento:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s