La Navidad te muestra, sencillamente, la simplicidad de Dios

Hace unos días que la Navidad propiamente dicha ha quedado atrás. En la Nochebuena cada uno aceptó en su corazón, en lo íntimo de su alma y a su manera el don de Dios, el sacrificio a su favor, su propuesta de vivir en el interior de cada uno, regándolo con su paz soberana y su gracia milagrosa.
Si uno se sintió digno de dejarlo entrar, pudo recibir en su alma el regalo glorioso y majestuoso que Dios hizo de sí mismo. Si uno se encontraba, como es mi caso, indigno y tan sucio como el granero pobre de Belén donde nació, también pudo recibirlo porque el Dios hecho Hombre también se entrega por aquellos que son conscientes de su indignidad, de su pequeñez, de sus egoísmos, de su faltas y de su falta de amor. Aún así, la entrega de Dios es incondicional.
Los dignos, aquellos que no tienen tacha en el corazón, como los indignos —como podemos ser tú y yo—, tenemos también el pleno de derecho de gozar de la generosidad de Dios, de disfrutar del don de su amor, de su misericordia, de su perdón y de su prodigalidad celestial.
Aunque uno se sienta indigno de Dios, en su alma, en la profundidad de su corazón, en la realidad de ser espiritual también puede —incluso diría, debe— aceptar con alegría y esperanza la plenitud del don de Dios, el encuentro con su soberana paz en ese ser desgarrado por los mil y un sufrimientos que le asolan y por las tantas dependencias que le hacen vulnerable a la mundanidad.
El sello distintivo del Reino de los Cielos es el Amor que se une a la pequeñez del corazón. ¡Felices los que se saben pobres porque de ellos es el Reino de los Cielos!
La Navidad te muestra, sencillamente, la simplicidad de Dios. En la Navidad uno se acostumbra a la belleza de la generosidad y especialmente a la simplicidad de los gestos del Amor. ¡Qué alegría más grande ser consciente de que el flujo de tu ser espiritual interior no te pertenece, sino que está en manos de un poder sobrenatural! ¡El poder que viene del amor de Dios, que ha nacido en el pesebre inmundo, sucio y desvencijado de tu propio corazón! ¡Y que solo tienes que abrir la puerta y exclamar: Entra, nace en mí, invádeme con la presencia de tu amor para transformar mi vida, mis gestos, mis palabras, mis pensamientos y todo mi ser!

orar con el corazon abierto

¡Aquí estoy, Señor, en los primeros pasos del año, consciente de mi miseria y mi pequeñez, pero lleno de tu amor! ¡Aquí estoy, Señor, agradeciéndote que pese a lo que soy hayas nacido en mi corazón! ¡No te escondo, Señor, que necesito transformar mi vida, suavizar mi carácter, aclarar mis expectativas, engrandecer mis gestos! ¡Necesito, Señor, ya que has nacido de nuevo en mi interior sentir tu poderosa presencia en mi alma! ¡Te abro, Niño Dios, las puertas de mi ser espiritual, de mi santuario interior, de mi alma y de mi corazón! ¡Sabes, Señor, que muchas veces me encuentro perdido entre las sombras de lo incierto y de lo efímero, ocultando la esperanza que tengo en Ti! ¡Pero tu has nacido en mi interior y nada tengo que temer, porque tu eres la luz que ilumina en la noche, la guía que marca los caminos, aunque haya ocasiones que solo sea capaz de ver un fugaz e intermitente resplandor! ¡Haz, Señor, que crezca en mi la confianza y la esperanza para ver con mayor claridad en el horizonte de mi vida! ¡Que esta luz me haga ver que tu eres compañero de mis esperanzas y que me liberas de la prisión de mis fracasos! ¡Que mi corazón sea una vela que se una al coro de estrellas que salpican el cielo estrellado de la Navidad! ¡Que todo mi ser sea una vida que ilumina la vida de los demás, de aquellos que se doblan por sus cargas dolorosas, que no avanzan porque les dificulta tomar decisiones importantes, que no sienten tu presencia, que están desprovistos de todo o que tienen miedo a decidir! ¡Felices los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los cielos! ¡Que esta promesa sea mi fortaleza, Señor, y que siendo pequeño como soy sea grande ante tus ojos; y que esta pequeñez me haga formar parte del mundo para que desde mi nada sea brillo de tu amor y luz de tu paz!

In dulce iubilo, un hermoso canto para esta Navidad:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s