Protectora del Pueblo Romano

El Santo Padre acude en la mañana de este domingo a la Basílica de Santa María la Mayor de Roma para presidir el traslado del restaurado icono Salus Populi Romani, es decir, Protectora del Pueblo Romano. Con motivo de algún viaje a Roma he tenido la ocasión de admirar este icono bizantino que representa la figura de la Virgen María con el Niño Jesús en brazos, obra atribuida a los primeros cristianos pues las estudios indican que es pintura sobre una tabla de madera con más de dos mil años de antigüedad. Algunos especialistas atribuyen este icono mariano al evangelista san Lucas y no son pocos los que consideran que este hermosa figura greco-bizantina se pintó sobre un trozo de la mesa en la que Jesús bendijo el pan y el vino en su Última Cena. Y como toda historia hermosa fue Santa Elena la que la trasladó a Roma junto a otro de los signos evidentes de la existencia de Cristo, la reliquia de la Santa Cruz, la misma en la que el Señor murió en el Calvario.
Este icono se puede contemplar en la Capilla Paulina. Protectora del Pueblo romano. Es decir, protectora de la Santa Iglesia romana. Protectora de todos los cristianos. María, la Madre protectora por excelencia del cristiano.
Cuando contemplas este bellísimo icono sientes la mirada de María que acoge con dulzura entre sus brazos al Niño Jesús, con eleva ligeramente el brazo derecho dando la bendición al que le observa. Madre e Hijo se miran pero observan también al peregrino que los contempla. Así es nuestra vida de cristianos, recogidos por las manos de María que nos conduce directamente al corazón de Jesús que nos bendice con su amor y su misericordia.
Unidos hoy al Santo Padre, es un hermoso día para ofrendar a María la humanidad entera, especialmente a los cristianos para que sepamos remar a contracorriente, venciendo las tormentas y dificultades que se nos presentan, protegiendo a todos aquellos que tienen necesidades y nos haga fuertes ante las debilidades de la vida.

orar con el corazon abierto

¡Te amo, Madre de Jesús y Madre mía! ¡Y te alabo como Madre del Amor Hermoso, la llena de gracia, ejemplo de virtudes y de gracias, espejo donde mirarme! ¡Tú, María, eres para mí el camino a imitar, la que mereces todos los honores! ¡Te pido, María, que desde este valle de lágrimas, a la presencia viva de tu Hijo! ¡Tu eres mi esperanza, la que me lleve hacia el camino de la santidad con la gracia y los dones del Espíritu Santo, la que me ayudes a vencer mis debilidades y mis defectos, a la que puedo acudir para paliar mis necesidades y mis anhelos! ¡Tu, María, eres la Madre que protege la Iglesia romana, cuida y protege al Santo Padre y ayúdale siempre en su difícil labor apostólica! ¡Danos a todos los cristianos, María, la alegría para caminar hacia el cielo prometido, la valentía para proclamar el Evangelio de tu Hijo, la generosidad para hacer nuestro entorno un lugar de encuentro con el hermano! ¡Como en esta hermosa imagen, María, permítenos como haces con Jesús poder tomar tu mano derecha y caminar a tu lado para yendo contigo ir confortados en la esperanza, venciendo las incertezas, corrigiendo nuestros defectos, alejándonos de las aflicciones, librándonos de las acechanzas del demonio, haciéndonos fuertes en nuestras fragilidades! ¡Acude a consolarlos, María, Madre del Salvador y de la esperanza, y conviértete en ese refugio de bondad que nos socorra en todas nuestras necesidades!

Cantamos un introito del canto a María Salus Populi:

2 comentarios en “Protectora del Pueblo Romano

  1. Hermosa reflexión . La oración me lleno el corazón porque esas cosas quería decirle a mi Madre Celestial y no me salían . Ha sido sanador para mi alma . Gracias . El Espíritu Santo siga ungiendo esta página que tanto buen hace a mi alma.

    Me gusta

  2. Hermoso y bien ilustrado este comentario acerca de la Madre de Jesús, y por voluntad de Dios, de la Humanidad que puebla la Tierra, Casa común de todos.

    La iconografía greco-bizantina, es en verdad, escuela que acerca la presencia de María, en medio de un mundo que siente tantas veces la orfandaz, ante la falta de amor y misericordia.

    María, muestra su dulce ternura de Madre y nos presenta a Jesús, como el Hermano que nos ofrece y desea compartir, su Amor con cada uno de nosotros.

    El Akáthistos, es el himno más célebre de la Iglesia ortodoxa, en él se refleja el FIAT de María a la voluntad del Amor de Dios. Ella es la colmada de toda Gracia y de los carismas del Espíritu que habita en ella, desde el mismo instante en que concibió a su hijo Jesús.

    Animo a los lectores-as de este edificante blog de oración, a que meditéis en este canto de amor y alabanza a María y su Hijo.

    Miren Josune

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s