¡Levántate y anda!

En el día de ayer mi ánimo estaba apesadumbrado, cansado, fatigado por las luchas de la jornada. Hay días que el peso de los dificultades abruma. Entré a última hora en una iglesia, necesitaba descargar los fardos de los problemas que se habían ido acumulando con el paso de las horas. Sentí lo que aquel tullido que se encontró con Pedro y Juan en la oración de la hora nona en el templo. Sentado en la última fila de bancos, contemplé fijamente el sagrario. En los Hechos de los apóstoles, Pedro y Juan fijan los ojos en aquel enfermo y le dicen: «Míranos». El hombre espera recibir algo de ellos. Pero Pedro le recuerda que no tienen ni oro ni plata pero le puede ofrecer algo en nombre de Cristo. Y exclama gozoso: «Levántate y anda». En ese momento aquel tullido observa como sus miembros son restaurados, como su vida es transformada, como su corazón es transformado. Como toda su existencia es transformada radicalmente por el poder inmenso del Dios que todo lo puede. Y entra en el interior del templo lleno de alegría y de gozo alabando al Dios de la esperanza. No quería dejar de dar gracias al auténtico dador de aquel extraordinario obsequio que ha cambiado su futuro. Y, viéndome reflejado en ese hombre, por el poder que Dios ejerce en mi vida «me levanto y ando» y salgo de la iglesia descargando en Él los pesados fardos que me abruman. Le doy gracias al Padre de la misericordia pues soy consciente de que no siempre reconozco ese poder, ni acepto su infinito amor y sus gracias y todo lo que ello implica para mi vida. Y «ando» plenamente convencido de que mi día a día es un pequeño gran milagro del que no puedo más que estar agradecido. Que no me puedo acomodar en mis «yoes» y mis problemas porque sus prodigios en mi son reales y exigen de mi alabanza permanente. Cuando el ajetreo cotidiano y la monotonía del día a día te absorben, los ojos del corazón se nublan y te impiden ver con lucidez tantas gracias divinas derramadas en tu vida. Pero es en el silencio de la oración donde se enciende la luz que da claridad a las respuestas que el corazón espera. Allí es donde se siente el soplido suave del Espíritu que te señala el camino.
Las cargas cotidianas convierten al hombre en un ser tullido por las dificultades pero cada día hay un momento en que uno escucha ese esperanzador «¡levántate y anda!» que no es más que el clamor de Dios que, por medio del Espíritu Santo, te libera de los miedos interiores, te hace fuerte en las luchas cotidianas y te ofrece el impulso para afrontar lo que en la vida se vaya presentando. Todo lo que a uno le sucede es una ofrenda de amor y no puede dejar de alabar por ello al Padre exultante de alegría.

orar con el corazon abierto

¡Señor, tengo la suerte de conocerte, de sentirte a mi lado, de conocer tus caminos, de intentar seguir tu voluntad, de seguir tus enseñanzas! ¡Señor, aunque el peso de las dificultades y los problemas me abruman, tengo la suerte de que por Ti mi vida tiene un sentido, una razón de ser, porque es tu mano la que me sostiene, es tu amor y tu misericordia los que me impulsan, el soplo del Espíritu el que me da la fortaleza! ¡Gracias, Señor, porque mi corazón siente tu cercanía! ¡Gracias, Señor, porque me invitas a levantarme y andar sin miedo, sin rendirme, sin perder la esperanza! ¡Te doy gracias, Señor, porque estás conmigo para lo que venga, sin perder la confianza en Ti! ¡Te alabo, Señor, porque entre tantos obstáculos me prodigas tu amor! ¡Te alabo, Señor, porque siento tu amor, me dices que ame a los demás y me prodigo en tu amor! ¡Te alabo, Señor, porque aunque tantas veces te olvido tu no me abandonas nunca! ¡Te alabo, Señor, porque en Ti todo es amor y misericordia y todo lo que haces en mi vida es una manifestación de tu amor! ¡Señor, tengo la suerte de amarte y de conocerte por eso te alabo porque no quiero desviarme del camino que me lleva hacia a Ti y desde Ti a los demás!

Levántate y anda, cantamos para perder los miedos y acogerse a la esperanza:

Un comentario en “¡Levántate y anda!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s