¿Es Dios más importante para mí o mi yo sobresale sobre todo lo demás?

Una pregunta directa en mi camino de conversión en esta Cuaresma: ¿Es Dios más importante para mí o mi yo sobresale sobre todo lo demás?
Es a la luz de esta pregunta que debo entrar en el camino de la conversión interior. La conversión es un paso en el proceso de transformación del corazón. No se trata exclusivamente de considerar mi vida desde mi yo, desde mi mismo, sino desde la perspectiva de Dios. Convertirse es aprender a dejar que Dios ocupe en mi vida y en mi corazón el primer lugar. Convertirse implica seguir a Jesús para que su Evangelio sea el referente que guíe mi vida; significa dejar que Dios transforme mis sentimientos, mis pensamientos, mis actos, mis palabras; supone dejar de pensar que yo soy el único escultor que cincela mi existencia dándole forma según mis criterios y mis apetencias, mi egoísmo y mi cerrazón, la búsqueda de mi comodidad y mi prestigio; implica tener la humildad de reconocer que sin Dios no soy nada, que dependo enteramente de Él y que sin ser receptor de su amor mi vida no tiene sentido; y exige ir tomando todas mis decisiones a la luz de Su Palabra, fortaleciéndome en la fe.
Convertirse es no dejarse llevar por los cantos de sirena de la sociedad actual que te vende el mal como bien, no dejarse arrastrar por las pruebas de los falsos mitos que crean desasosiego e infelicidad.
Convertirse es practicar la verdad cristiana, la caridad, el amor, la generosidad, la misericordia, el perdón, la paz para dar respuesta a los deseos de Dios.
Convertirse es hacer penitencia interior, reorientar la propia vida, romper con el pecado y sentir aversión por el mal.
Convertirse es abrir el corazón de par en par a Dios para que guié nuestro caminar y dejarse iluminar por su luz vislumbrando en nosotros la maravilla de su gracia, don de amor.
En este camino de conversión, ¿Para mí es más importante Dios o mi yo sobresale sobre todo lo demás?

orar con el corazon abierto

¡Señor, imploro tu ayuda para este camino de conversión interior! ¡Me abro, Señor, a ti y confío en tu Palabra para que penetre en lo profundo de mi corazón! ¡Reconozco, Señor, con toda humildad que soy pecador y te pido perdón por cada uno de los pecados cometidos! ¡Te presento, Señor, mi pequeña vida; te presento los errores y las faltas cotidianas, todos mis fracasos y sufrimientos, todas las veces que he ignorado tus mandatos y tus enseñanzas! ¡Señor Jesús, Hijo del Dios vivo, ten compasión de mí que no soy más que un pobre pecador! ¡Libérame, Señor, con la gracia de tu Santo Espíritu de todo aquello que me ata al mal! ¡Te pido, Señor, que el Espíritu Santo renueve mi vida, la purifique, que transforme mi vieja naturaleza tantas veces vendida al pecado y que todo sea crucificado en Tu Santa Cruz! ¡Con Tu Sangre, Señor, purifícame, libérame, tranfórmame! ¡Ante ti, Señor, con el corazón abierto perdono quienes me ofendieron, me hicieron mal o hablaron mal de mí y te pido perdón el mal que he hecho a los demás! ¡No permitas, Señor, que me juzgue a mi mismo como bueno porque en mi vida muchas cosas tienen que cambiar! ¡Ayúdame en mi camino de conversión para que por la gracia de tu Espíritu me convierta en lo que Tú deseas que sea! ¡Ilumina, Señor, mi entendimiento y mi corazón, con la luz de tu Verdad y de tu Amor!

Wash Me Throughly  (Lávame completamente), es este sublime salmo de cuaresma interpretado por el coro de la abadía de Westminster:

Anuncios

Un comentario en “¿Es Dios más importante para mí o mi yo sobresale sobre todo lo demás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s