¿Doy importancia a la virtud de la templanza?

Vivimos en una sociedad en la que se impone el consumismo y el materialismo en el que adquirir lo que uno desea se convierte en un ideal; una sociedad que busca la vida fácil y acomodaticia, sin compromisos; una sociedad que invita a no profundizar en el yo y en reconocer las propias debilidades; una sociedad donde el egoísmo es el rey; una sociedad que se ríe de la fuerza de voluntad para alcanzar grandes metas; una sociedad que aplaude la laxitud de conciencia y que no da importancia a crear conciencias rectas y nada permisivas. Una sociedad que está alejando a Dios del centro. Podría continuar pero todos estos hechos van en contra de una virtud en desuso: la templanza.
La templanza es esa virtud que trata de alcanzar el equilibrio en la utilización de las cosas y que ordena y modera los apetitos y el uso excesivo de los sentidos sujetándolos a la razón.
Si no aplico en mi vida la virtud de la templanza y no soy capaz de dominar mis propios actos pierdo gran parte de mi libertad porque me abono la actitudes negativas y a la victoria del pecado sobre mi. Eso provoca que no pueda desarrollar las virtudes de la sencillez, la humildad, la mansedumbre, la entrega, la caridad… virtudes todas ellas características del Señor y que yo, como cristiano, debería ejercitar.
Por medio de la templanza logro controlar mis pensamientos y moderar mis actos, someter mis afectos y no depender de lo material de la vida. Además, crezco interiormente, soy capaz de dominar mis apetencias, me permite ser dueño de mi mismo y conocer mejor mis debilidades, me ayuda a mejorar cada día, a estar más alegre y ser más responsable, ser más auténtico entre lo que pienso, digo y realmente hago…
Si la templanza me permite ser dueño de mi mismo, apreciar mi propia dignidad, ser más humilde y esforzarse cada día a ser mejor, ¿qué cosas me impiden vivirla?

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, concédeme la gracia de crecer cada día a tu lado; envíame a tu Santo Espíritu para que mis esfuerzos cotidianos me lleven a ser mejor persona, a no dejarme llevar por lo negativo, a que me venzan los caprichos y los deseos mundanos, a tomar aquello que no es agradable a Dios! ¡Concédeme la gracia, Señor, de dominar mis impulsos y ser siempre dueño de mi mismo no dejándome vencer por las acechanzas del demonio! ¡Envíame, Señor, a tu Santo Espíritu para que sea siempre consecuente con mis pensamientos, palabras y acciones! ¡No permitas, Señor, que vaya siempre justificando mis actos y dando falsos pretextos cuando he hecho mal las cosas o no simplemente no he actuado bien! ¡No permitas que mi voluntad mi vence y ayúdame a trabajar siempre por hacer la voluntad de tu Padre! ¡Dame, Señor, la humildad para darme a los demás, para ser consciente de mi pequeñez, de mis debilidades, de mi necesidad de Ti! ¡Dame el don del respeto al prójimo para valorarlo como es y no juzgarlo! ¡Permíteme tener siempre una conciencia recta que no navegue entre las olas del que dirán! ¡Ayúdame a comprender al prójimo, al que más cerca tengo, y dame la sabiduría para saber orientarle siempre en sus necesidades! ¡Concédeme la gracia de saber sacrificarme y mortificarme por Ti y por el prójimo! ¡Borra de mi corazón la soberbia y el egoísmo, mis comodidades, mis autosuficiencias, mi utilitario, mi permisividad, mi tibieza porque quiere acercarme más a Ti! ¡Ayúdame, Señor, a mantenerme siempre firme en mis principios y a controlar impere lo que pienso, lo que digo y lo que hago por mi propio bien y para honrarte a Ti y a los demás! ¡Bendíceme, Espíritu Santo, con esta valiosa virtud!

Dios de gracia y compasión, un canto inglés de Cuaresma de autor desconocido:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s