Fin de un camino impregnado de amor

La Cuaresma está llegando a su fin. Quedan pocos días para la Pascua. En estos días que han transcurrido desde la imposición de las cenizas he sentido que la Cuaresma, con todas sus privaciones, es sobre todo una historia de amor.
¿Una historia de amor? Una historia de amor. Lo siento así porque en este proceso de introspección en que te das a ti mismo entiendes al Amor que se entrega completa y voluntariamente sin reservas.
Han sido casi cuarenta días caminando con mi amado Jesús, mi Maestro, mi amigo, mi confidente, mi consolador. Llegados hasta aquí espero su gran regalo en la noche del Jueves Santo, con dolor su expiración en la cruz la tarde del Viernes Santo y la esperanza y la alegría de su Luz el Domingo de Resurrección.
Es una historia de amor porque al pie de la cruz comprendes que su vida no es una concatenación de coincidencias ciegas: su encarnación, su vida en medio de nosotros, su Evangelio, su pasión, su muerte.
Jesús va siempre más allá de su fuerza… persiste hasta el final de sus compromisos incluso si estos lo conducen inevitablemente a la cruz. Todo por amor.
En Jesús, a pesar del martirio, perdura el amor porque —y esto es lo extraordinario— ¡su amor nunca muere!
El regalo absoluto siempre da frutos. Su resurrección es solo una cuestión de tiempo porque el amor verdadero sigue siendo fructífero para siempre.
¡Donde el amor calcula, intriga, usa estratagemas para no consumirse, ese amor ya no es amor! Es solo una manera de subsistir, una especie de compromiso para mantenerse vivo.
¿Quién de nosotros no sueña con un amor que nos libere de todas las ansiedades y la angustia en lo cotidiano de la vida? Para experimentar ese amor libre no tenemos que esperar situaciones excepcionales en un ambiente romántico. El verdadero amor se vive especialmente en lo concreto de la vida. El verdadero amor sabe cómo transformar lo ordinario en extraordinario.
Mirada en perspectiva esta Cuaresma ha sido para mí un tiempo de enseñanza de un amor desinteresado y generoso más que un período de restricción de eso que me apetece, de abstenerme de comer carne todos los viernes, de dar limosnas a los que lo necesitan… Estos son solo los medios para hacer el amor mucho más concreto, efectivo, fértil… porque honestamente donde el amor es incapaz de privarse de algo, ¡ya no existe!
El amor, en su propia naturaleza, es un acto en el que el que ama se desposee a sí mismo, dirige todo su ser hacia el que ama. Y contemplando a Cristo, he revivido una profunda historia de amor. Del amor que Cristo siente por mí a pesar de mis defectos, de mis caídas, de mis miserias y de mi pequeñez.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Gracias, Señor, por el amor tan grande que sientes por mi! ¡Gracias, Señor, por tu misericordia! ¡Gracias, Señor, porque me has acompañado en el desierto de esta Cuaresma en la que he podido experimentar tu cercanía y tu amor! ¡Gracias, Señor, porque me perdonas todos los errores, las faltas, los pecados y me envías tu Santo Espíritu para que profundizando en ellos tenga un auténtico arrepentimiento! ¡Gracias, Señor, porque restauras mi corazón que tantas veces se agrieta porque es frágil! ¡Gracias, Señor, porque me adentro en la Pascua sabiendo lo mucho que me amas a pesar de mis ingratitudes y desprecios que te han llevado hasta la Cruz! ¡Gracias, Señor, porque contemplo la cruz y tu completo desprendimiento por amor! ¡Gracias, Señor, porque me ayudas a llevar mis cruces con amor! ¡Gracias, Señor, porque me ayudas a conocerme mejor, a aprender de mis fracasos y de mis caídas! ¡Gracias, Señor, porque tu amor me habla mucho de entrega, generosidad, tolerancia, paciencia, esperanza, confianza! ¡Gracias, Señor, porque tu me conviertes en un amigo especial al que proteges a pesar de sus debilidades, defectos y obstinaciones! ¡Derrama, Señor, tus bendiciones sobre mi y sobre todos aquellos que me rodean! ¡Jesús, en ti confío!

A los pies de la Cruz quiero poner mi vida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s