El camino hacia el prójimo

He abierto la Biblia en busca de una palabra que me inspire en la oración. Ha salido esta frase de la primera carta de san Juan: «Hijos míos, no amemos solo de palabra, sino con obras y de verdad».
Tener en cuenta al prójimo y tratar de ayudarle, especialmente cuando esta tarea implica un sacrificio personal, no es sencillo. Lo habitual es que nos venza la pereza, la comodidad, que se instale en nosotros el egoísmo. La mayoría somos egoístas por naturaleza, buscamos nuestra propio acomodo. La primera reacción suele centrarse en nosotros mismos no vaya a ser que nos veamos perjudicados o aquello que nos pidan exija un esfuerzo que nos va a costar realizar.
Sin embargo, si cuando invocas al Espíritu Santo que te ayude, que ese esfuerzo sea por Cristo, tu corazón se habitúa a adquirir hábitos nuevos y la reacción instantánea cambia porque la presencia del Amor en el corazón contribuye a que el hombre sea más amoroso, servicial, generoso y amable.
El mismo Cristo es consciente de que el amor que necesitamos para vivir de acuerdo con sus enseñanzas no nace de una manera espontánea aunque esto no sea, en ningún caso, un pretexto. El mero hecho de no poder o no querer no implica que Jesús no lo espere de nosotros, fundamentalmente porque Él por nuestra intermediación puede hacerlo por nosotros si lo pedimos con el corazón abierto. A Cristo le satisface capacitar al hombre para que entregue su amor de manera desinteresada.
En el hombre gobierna habitualmente la búsqueda de la autosatisfacción, el individualismo, el instinto de preservación, el buscar el propio bien. Existe una tendencia natural al propio bienestar antes que alcanzar la de su prójimo.Por eso el que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo desaparece de su vida y un ser nuevo se hace presente en él. Él nos permite romper con aquello que nos bloquea, con esas actitudes naturales que nos bloquean, reconduce nuestros pensamientos y transforma nuestro corazón para vivir inclinados a cumplir con Su voluntad que, tiene como principio fundamental, el amar al prójimo como a uno mismo.

 orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, que nos has enseñado a amar con el ejemplo de tu vida, concédeme la gracia de interiorizar en mi corazón el mandamiento del amor! ¡Envía tu Santo Espíritu, Señor, para poder vivirlo cada día como tu nos has enseñado! ¡Deseo amarte, Dios mío, porque eres lo más importante que hay en mi vida y desde el amor que siento por Ti amar a mi prójimo! ¡Señor, concédeme la gracia de que mis ojos estén repletos de misericordia para no juzgar a nadie, para ver en los demás la bondad que hay en su interior, para no juzgar a nadie por sus apariencias externas, para descubrir la belleza interior de las personas y resaltarla frente al resto de personas!  ¡Hazme, Señor, siempre dócil a las necesidades ajenas y no dejes que me recluya en mi mismo para no permanecer indiferente ante sus sufrimientos! ¡Concédeme la gracia de amar y ser caritativo, abierto a las buenas acciones y que por medio de tu Santo Espíritu no me canse de hacer el bien! ¡No permitas que me asiente en mi egoísmo y dame la capacidad de servir aunque me cueste! ¡Llena mi corazón, Señor de misericordia y hazlo siempre sensible a los sufrimientos ajenos para que nunca nadie sienta que le rechazo!  ¡Tu eres el camino hacia el prójimo, guíame por él!

Amar y servir, cantamos hoy:

Anuncios

2 comentarios en “El camino hacia el prójimo

  1. En este pasaje evangélico vemos con claridad la primacía de estos dos mandamientos sobre todos los demás. Pero, ¿por qué Cristo hace hincapié en ello? Porque como decía san Agustín “Ama y has lo que quieras”. El amor bien entendido engloba todo. A través de él se cumple en plenitud toda la ley.

    Cabe mencionar que hoy en día parece que no tenemos claro el concepto del amor. Pues realizamos muchos actos egoístas e incluso antinaturales, escudándonos tras la bandera del “amor”. Es decir confundimos pasión y afecto, con el verdadero amor de donación.

    Es por ello que nunca una acción inmoral y fuera de la ley de Dios podrá ser justificada, diciendo que la hemos realizado por amor. Y que mejor manera de entrar en la escuela del amor siguiendo el ejemplo de una gran maestra, la Santísima Virgen María. Ella supo vivir el amor de donación incluso entregando a su propio hijo por amor a los hombres.

    Madre mía ayúdanos a comprender que el verdadero amor sólo nos puede conducir hacia Dios.

    El verdadero amor no puede aislarse. Si está aislado, no es amor. Es una forma espiritualista de egoísmo, de permanecer cerrado en sí mismo, buscando el propio beneficio… Es egoísmo. Algo sencillo pero que no es fácil porque el egoísmo, el propio interés nos atrae, y nos atrae para no hacer y nos atrae para que no comuniquemos. ¿Qué dice el Señor a los que permanecerán en su amor? “He dicho estas cosas para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea plena.
    (Homilía de S.S. Francisco, 7 de mayo de 2015, en santa Marta).

    Diálogo con Cristo

    Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

    Propósito

    Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

    Hoy viviré mi día amando a los demás, como me gustaría que yo fuese amado.

    Despedida

    Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
    Amén.

    ¡Cristo, Rey nuestro!
    ¡Venga tu Reino!

    Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
    Ruega por nosotros.

    En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
    Amén.

    Me gusta

  2. Hablar de Amor. ¡Qué grande y hermosa es esta palabra!, vivida en la intimidad profunda de nuestro SER, capaz de dar pleno sentido a nuestra vida.

    Sin recelo ni miedo, pues donde habita el Amor, no puede haber sino la ARMONÍA de una hermosa sinfonía, de palabras y sentimientos expresados, a través de los gestos de humana y fraterna ternura.

    El Amor de Jesús te llama, en el rostro humano del otro, en su necesidad y carencia, su deseo y anhelo, en la esperanza de una vida más justa y digna. ¡RESPÓNDELE!

    No digas: no puedo, no está en mi mano, no tengo influencia ni recursos, no soy capaz de afrontar el sufrimiento ajeno.

    Tú tienes posiblemente, lo que al otro le falta, le hace diferente, le deja fuera de tus logros y triunfos.

    Los carismas y talentos recibidos, te han sido dados para compartir y construir un Reino de Amor entre todos-as.

    Jesús entregó todo su Amor, su Vida, su libertad, tiempo, trabajo y fatigas, apostó para que tú y yo, todos-as fuéramos más dignos y dignas, a los ojos del Creador y Padre, nos abrió la puerta de la Salvación.

    No hagas sólo el Camino, te perderás la Alegría gozosa de saber, que donde hay dos o más reunidos en su Nombre, Jesús Amigo permanece en medio, iluminándonos con su Luz y avivando las “brasas encendidas” de nuestro corazón.

    Si el otro te estorba, es un rival a abatir, tu adversario, no digas que amas a Jesús ni pretendas aparentar lo que no sientes.

    El testimonio exige coherencia y una sincera opción por los más frágiles: ancianos que están solos sufriendo el abandono, tantos enfermos sin medios para cuidarse; otros, hombres y mujeres sin techo donde poder cobijarse, pernoctando a la intemperie.

    La Misericordia hacia el otro, no es sólo sentimiento de afecto, compadecerse es mucho más; es entrar en esa “complicidad” que me acerca a quien sufre, le miro con ternura, contemplo su carencia, derramo sobre su vida el bálsamo que alivie y sane sus heridas: enfermedad, pobreza, miseria, abandono, soledad…

    El Amor ayuda a vivir, pone en pie la dignidad, transforma la fragilidad, alienta la alegría y Esperanza. Es la experiencia que muestra a todo hombre y mujer, cómo es el “rostro” del Amor y Misericordia de Dios.

    Un gesto de Amor y sobran las palabras.

    Miren Josune

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s