Corazón ardiente

Corazones ardientes. Como el de Cristo, llagado, crucificado y rebosante del amor por el prójimo. Mi vida cristiana, de testimonio de fe, necesita tener un corazón ardiente. No es un mero eslogan. Es una necesidad real.
Un corazón ardiente es un corazón ferviente. Es un corazón que arde por el amor de Dios y de los demás, fortalecido por una fe viva y radiante, que te llama y te hace desear. Es un corazón atormentado por la gloria de Jesucristo.
La falta de fervor y la costumbre siempre buscan el amor para destruirlo. En un cristiano la falta de fervor es aún más grave porque es algo que surge de los más profundo del ser. Por eso nuestras sociedades se van descristianizando a causa de las crisis de fe y de la piedad.
En un día como hoy le quiero pedir al Señor que me otorgue la gracia para no vacilar cuando el Espíritu me pide que demos un paso adelante; quiero pedirle la valentía y el coraje para ser testigo del Evangelio y a anunciarlo a los demás. Que me ayude, por medio del Espíritu Santo, a ver la realidad del mundo desde la perspectiva de Jesús resucitado.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, te pido un corazón ardiente que se llene del fuego de tu amor y de la chispa del Espíritu Santo! ¡Te pido, Señor, que alejes de mi la tibieza para fortalecer mi fe! ¡Concédeme, Señor, la gracia de estar abierto siempre a la gracia de Espíritu Santo para ser testigo de tu Palabra! ¡Te pido que si tengo dudas, o estoy pasando una prueba o me siento desanimado avivas mi fe y mi esperanza! ¡Te pido, Señor, envíes al Espíritu Santo sobre mi para reavive las brasas de mi alegría interior! ¡Señor, te encomiendo mi corazón, hazlo cada vez más ardiente de amor por Ti! ero ¡Cuánto frío, Señor, hay en este mundo! ¡Cuántos corazones están helados por la autosuficiencia, la envidia, el rencor, la incapacidad de perdonar, la tristeza, el egoísmo…! ¡No permitas que mi corazón sea así, Señor, por eso te pido que vengas a mi para encender con tu infinita misericordia mi pobre corazón! ¡Toca la puerta de mi alma, Señor, para dejarte entrar y permitir que mi alma antes oscura y fría se ilumine con la Luz de tu misericordia y arda con el fuego de su amor!

Le cantamos al Espíritu Santo que sople en nosotros:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s