¡Dios o nada!

Todos los que queremos anunciar a Cristo vamos, en cierta manera, contracorriente. Es difícil complacer a aquellos que tienen el espíritu del mundo y son mundanos. Al mismo Jesús le sucedió lo mismo. No era bienvenido en su pueblo. Sus conciudadanos de Nazaret no aceptaron su misión. Durante los treinta años de su vida oculta no había hablado en la sinagoga y se había contentado con participar humildemente en las oraciones mientras permanecía sentado entre los hombres de Nazaret. Sus compatriotas se escandalizan cuando predica en la misma sinagoga porque es el carpintero, el hijo de María. Jesús sufre por la actitud del pueblo de Nazaret, lamenta su falta de fe y no puede hacer un milagro en Nazaret donde ejerció la profesión de carpintero mientras vivía en esa sencillez callada tan propia de la Sagrada Familia. Pero Jesús invita a ir contracorriente. ¡No importa si eres alabado o criticado! ¡Hay que dar testimonio de la verdad revelada en la dulzura del amor porque la sociedad necesita transformarse!
Los dictadores del relativismo tratan de imponer su colonización ideológica. ¡En unos pocos años, millones de niños inocentes habrán sido asesinados legalmente en el vientre de su madre! Parece que el mundo no desee vivir porque existe una civilización que maximiza la glorificación del individualismo, el hedonismo, de la homosexualidad, de la amoralidad, del amor por el dinero, del erotismo. ¿Cómo es posible que nuestras mentes pierdan la perspectiva de la Creación? Es el desafío que el diablo lanza al Dios creador, tratando de construir una creación alternativa a la suya. Dios nos promete libertad, el demonio que seamos árbitros. Dios nos regala amor, el demonio nos ofrece emociones. Dios quiere justicia, y el demonio la igualdad perfecta que rompe cualquier diferencia.
Estamos en medio de una verdadera conspiración para imponer a todos los estados del mundo los antivalentes que contradicen los valores no negociables de la ley natural, cuyo fundamento es Dios. El Cardenal Sarah lo dice claramente: ¡Dios o nada! Es hora de despertar y dar testimonio valiente de Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida, palabras todas ellas con mayúsculas.
Hay que ser valientes y decididos para colaborar con Jesús en el triunfo del plan de Dios para la familia, el amor hermoso y el respeto incondicional por la vida. Somos instrumentos pobres, pero estamos convencidos de que el Inmaculado Corazón de María triunfará y que la civilización del amor se construirá a pesar de Satanás y los ideólogos de la ideología de género y del relativismo. Vivar en serenidad alabando todos los días a Dios, con un laudatio, si (¡Hágase!) como el de san Francisco y pedirle que no seamos personas tristes bautizadas, para que todos pueden decir cuando vean la alegría de Dios en nuestros rostros: el amor de Dios es tan maravilloso, ¡que yo también quiero abrir el corazón de par en par y transformar el mundo!

orar con el corazon abierto.jpg

¡Padre, nos has creado para la felicidad, para la libertad y para vivir conforme a tus enseñanzas! ¡Ayúdanos a transformar el mundo con la ayuda de tu Santo Espíritu para expandir la autentica verdad! ¡No permitas, Señor, que camine por la vida triste y cansado, no dejes que la esclavitud que ofrece el demonio en este mundo me lleve a ser uno más, una marioneta de un mundo donde impera la lógica de la mentira, de la falsedad, de las apariencias, de las máscaras y del individualismo! ¡No dejes que el relativismo se convierta en un paradigma de la verdad! ¡Transforma mi interior, Padre, por medio de tu Santo Espíritu, para ser capaz de percibir lo que es auténtico y transmitirlo a los demás; a estar siempre alegre y esperanzado para testimoniarlo al prójimo! ¡Padre, me has creado para la felicidad y para la libertad, ayúdame a ser valiente y a no conformarme con lo que el demonio quiere que tenga apariencia de verdad! ¡No dejes que viva según lo que me ofrece el mundo que siempre es efímero, esclavizante y dañino sino conforme a tu verdad! ¡Ayúdame a ir contracorriente para tratar de inculcar la lógica del Evangelio! ¡Concédeme la gracia de no tener miedo a ser auténtico, a vivir conforme la verdad! ¡Ayúdame a cultivar un mundo mejor en el que se haga visible tu presencia a través de la autenticidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s