Creer es tocar el corazón de Jesús

Lo constato en mi entorno más cercano, social y laboral. No es fácil creer en nuestro tiempo. No es que estemos sujetos a una persecución violenta como ocurre con tantos cristianos en el mundo. Pero nos enfrentamos a la indiferencia en sus diversas variantes, nos encontramos con una serie de obstáculos que se manifiestan en la vida, que nos desalientan o sofocar nuestras convicciones más profundas; tal vez no necesariamente nos alejamos de la fe pero sí de ciertas prácticas religiosas.
Pero si uno lo analiza bien la vida es una continua invitación a la perseverancia y a la confianza, inseparables de la esperanza que el hombre de hoy tanto necesita.
A mi me sirve constantemente el ejemplo la mujer que toca la túnica de Jesús. Su espera es confianza. A los ojos de Jesús nadie es anónimo. Es uno de los cimientos de la confianza. Con este paso, esta mujer, temerosa, enferma durante mucho tiempo, despeja obstáculos dentro y alrededor de sí misma. Ella se atreve. Y como da el paso del atrevimiento escucha de boca de Jesús: «Tu fe te ha salvado. Vete en paz». ¿No es lo que deseamos cada uno de nosotros que Jesús nos conceda la paz interior, el ánimo del corazón, la salud corporal?
Creer es tocar el corazón de Jesús. Y la fe y la confianza tocan de pleno en su corazón.
La confianza, esa fe que persevera, siempre produce efectos milagrosos. La mayoría de las veces de manera invisible pero real. No hay que perder nunca la confianza a pesar de los obstáculos. Estos obstáculos que nos dificultan acercarnos a Jesús son la agitación, la dispersión, las múltiples tensiones externas e internas que sofocan la Palabra y su presencia, portadores de la vida y sanación interior. Los obstáculos del desaliento, alimentados por la crítica. El obstáculo más difícil es la desesperación que es el arma suprema del maligno pues el demonio desea eliminar de nuestra vida la energía vital más fuerte, ¡la del Dios que habita en nuestro ser!
“¡Levántate!”, dice Jesús y extiende su mano para hacernos superar los obstáculos, para sostenernos porque nadie puede por si mismo. No tenemos solo en nosotros la fuente de la vida, de la sanación interior, del secreto de la alegría. Solo podemos recibirlo todo de la mano de Dios.
Hay una frase hermosísima de Charles de Foucauld cuando recordaba aquel período de su vida mundana, que dice algo así: «Cuando mi vida comenzó a ser una muerte, Dios mío, ¡cómo me apoyaste y qué poco la sentí!».
Hoy quiero tomar esta mano, puesta sobre mi, que Dios extiende por medio de Jesús, y hacer caso a su mensaje ante las dificultades: “Levántate… y anda!

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, tengo la suerte de conocerte, de sentirte a mi lado, de conocer tus caminos, de intentar seguir tu voluntad, de seguir tus enseñanzas! ¡Señor, aunque el peso de las dificultades y los problemas me abruman, tengo la suerte de que por Ti mi vida tiene un sentido, una razón de ser, porque es tu mano la que me sostiene, es tu amor y tu misericordia los que me impulsan, el soplo del Espíritu el que me da la fortaleza! ¡Gracias, Señor, porque mi corazón siente tu cercanía! ¡Gracias, Señor, porque me invitas a levantarme y andar sin miedo, sin rendirme, sin perder la esperanza! ¡Te doy gracias, Señor, porque estás conmigo para lo que venga, sin perder la confianza en Ti! ¡Te alabo, Señor, porque entre tantos obstáculos me prodigas tu amor! ¡Te alabo, Señor, porque siento tu amor, me dices que ame a los demás y me prodigo en tu amor! ¡Te alabo, Señor, porque aunque tantas veces te olvido tu no me abandonas nunca! ¡Te alabo, Señor, porque en Ti todo es amor y misericordia y todo lo que haces en mi vida es una manifestación de tu amor! ¡Señor, tengo la suerte de amarte y de conocerte por eso te alabo porque no quiero desviarme del camino que me lleva hacia a Ti y desde Ti a los demás!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s