Mi intercesión, ¿por qué tomarla como algo sin importancia?

Dios me ofrece un poder vertiginoso, a mí que soy pequeño y frágil, lleno de defectos y tendente a las equivocaciones: el hacer obras que ensalcen al mundo. No solo esto, sino elevar el bien de nuestros seres queridos y cada una de las personas que te cruzas por el camino. Mi intercesión, ¿por qué tomarla como algo sin importancia? Mi oración pobre y sencilla pero con el corazón abierto es preciosa a los ojos de Dios. Él la escucha cuando se basa en la fe y la confianza ciegas. Basta pensar en todos aquellos, cerca o lejos de mí, por los que nadie ora. Por aquellos que nacen y mueren sin que sobre ellos se invoque jamás el nombre de Dios. Por los que sufren y luchan sin la misericordia de Dios implorada sobre su vida. Estoy convencido de que un alma entregada al ministerio de la intercesión es capaz de cambiar el mundo. ¡Mi bautismo, mi compromiso cristiano, mi pequeña vida de oración, mi vida sacramental es mi pequeño poder! Lo he recibido en beneficio del universo, para hacer el bien y llevar el bien. Dios nos ha convertido a los cristianos en instrumentos de salvación para nuestros hermanos en la fe, pero también para aquellos que todavía no creen.
¿Por qué no creen en el Amor que murió en la Cruz por su salvación? Ese es el gran misterio. Hay que preguntarse si han tenido en su vida un encuentro personal, cálido, verdadero y sincero con un amigo de Jesús. ¿Han oído hablar del Dios del Amor por alguien que vive bajo su amparo y misericordia? Se puede argumentar que hay medios de formación, sistemas de comunicación, oportunidad infinitas para conocer, pero ¿han escuchado corazones que les hablen, bocas y ojos que anuncien el camino para gozar de la alegría, la esperanza, el amor, la misericordia o el perdón? ¿Les ha dicho alguien que la aspiración es la vida eterna?
Dios invita a ser instrumentos sencillos pero eficaces para comunicar al mundo toda esta sabiduría que viene de arriba: pura, pacífica, benévola, conciliadora, llena de misericordia y fructífera en buenos frutos. ¿Por qué pierdo tantas veces el tiempo y no soy capaz de llevar al mundo la Buena Nueva del Reino? ¿Si lo hiciera constantemente no cambiaría al menos lo que me circunscribe?

Rezar19-1024x768.jpg

¡Qué gran tarea nos tienes encomendada, Señor, a quienes te conocemos! ¡Te doy gracias, Dios mío, porque me siento amado por Ti pese a mis muchas miserias! ¡Porque te compadeces de mi por ser como soy! ¡Gracias, Señor, por querer curar mi corazón repleto de heridas! ¡Gracias, Padre bueno, porque compartes con un amor misericordioso mis cruces personales, las de mis límites y pobrezas radicales! ¡Señor, eres la Gracia que necesita mi debilidad reconocida y por eso me abandono a tu Misericordia infinita para compartir contigo todas mis cruces y las de los míos! ¡Que la sabiduría de la Cruz sea para mi un modelo a seguir! ¡Que no me canse de contemplar tu Cruz, Señor, para irradiarla en los demás! ¡Que dedique mis mejores momentos a contemplarla para que todos sus principios me sostengan, reconforten y pacifiquen y sea capaz de transmitirlos a los demás! ¡Que mis actos no afeen jamás el bellísimo significado de Tu Cruz para que, sostenida a ella, me lance al mundo a exclamar con orgullo: “¡Jesucristo ha resucitado! ¡En verdad ha resucitado!”!

Envía señor tu Espíritu Santo

https://www.youtube.com/watch?v=tyM8Gs0152M

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s