Al encuentro del Dios-con-nosotros

He leído un libro extraordinario, una historia real en la Afganistan de los años ochenta en el momento de la invasión soviética. Una novela de perdón y de amor entre dos jóvenes de distintas clases sociales unidos por la amistad que el tiempo los separa para volver a unirse décadas después. Aunque el libro no es en absoluto religioso, más al contrario es un crudo relato de un tiempo duro y doloroso, está impregnado de detalles que tal vez el autor no tenía intención de mostrar desde esta perspectiva pero que te enseña como Dios, en sus obras, se sirve de una manera increíble de instrumentos inútiles para hacer el bien y cambiar las circunstancias. La novela habla en cierta manera de la libertad del hombre. Y mi conclusión al terminarla ha sido que Dios nos otorga una voluntad libre que desea que la utilicemos para hacer el bien; desea que seamos sus instrumentos inútiles poniendo nuestra voluntad a sus disposición para transformar el mundo. No es más que poner en práctica en la vida las palabras de María: «¡He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra!». ¡Con qué fuerza resuena esta frase en este tiempo de Adviento de la boca de la Virgen! Porque estas palabras son una invitación permanente a vivirlas en nuestra vida cotidiana. Vivir para hacer la voluntad de Dios, en perfecta armonía con Él.
Adviento es el tiempo de la alegría, del ir al encuentro del ¡Dios-con-nosotros! Y que mejor manera de hacerlo que de la mano de la Virgen.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, ayúdame a caminar por la vida con la esperanza de que todo es para hacer el bien, seguir tu voluntad, cumplir con tus mandatos! ¡Me pongo, Señor, a tu servicio para que me hagas instrumento inútil de tu obra en mi pequeño mundo! ¡Concédeme, Señor, la gracia de caminar paso a paso, confiadamente, con la alegría de saber que Tú estás a mi lado! ¡Ayúdame, Señor, a utilizar siempre para bien la libertad que me otorgas! ¡Utilízame, Señor, como pequeño instrumentos de tu obra redentora para cambiar el mundo según tu voluntad! ¡María, Señora del Adviento, predispón mi corazón en este tiempo para que se haga siempre la voluntad del Padre! ¡Predispón, Madre, mi vida para que se haga siempre en mi según la Palabra de Dios! ¡Que no deje nunca de imitarte, Madre, porque mi deseo es hacer como hiciste Tu que viviste siempre en perfecta armonía con el Creador!

Anuncios

Un comentario en “Al encuentro del Dios-con-nosotros

  1. Cuando decimos que Dios se encuentra “con nosotros”, no estamos hablando creyendo que somos “sus preferidos”, ni los mejores y más perfectos, sino que todo es Gracia recibida de su Amor y Misericordia.

    Enmanuel, viene a dejarnos el mejor y más generoso legado: la Eucaristía y el Mandamiento del Amor entre nosotros.uyh

    Dios “con nosotros”, está allí donde hay Amor, armonía entre todos-as, donde se comparte y reparte los dones y carismas recibidos, donde prevalece el Espíritu solidario y fraterno.

    Con nosotros, ¿decimos bien?. En unidad fraterna con todos y cada uno, sin acepción con quien no siento empatía alguna, ni me une interés.

    Enmanuel, desea compartir su Amor, nos invita a vivirlo con el corazón transparente, cercano, sin alardes ni ostentación, con actitud sencilla.

    Salgamos a su encuentro, en las reniones de la parroquia, en el servicio de la Palabra, visitas a enfermos, acogida a migrantes, refugiados… tantos espacios donde debemos lograr, que nos sintamos todos bien y en Paz.ñ

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s