La alegría de la Navidad es Cristo

Hoy, cuarto y último domingo de Adviento, la Navidad ya está a la puerta invitándome a cerrar un tiempo que ha sido de oración y reflexión sobre mi propia existencia. He avanzado hacia la Navidad con la vigilancia en espera de la venida del Señor tratando de vivir en un ambiente de armonía y amor en la familia y con los compañeros de trabajo, los vecinos, mis hermanos de comunidad… reflexionando sobre la preparación del camino para la llegada de Jesús, buscando la reconciliación con Dios acudiendo al Sacramento de la Reconciliación que nos devuelve la amistad con Él o siguiendo el testimonio de servicio al prójimo de María.
Hoy abro mi corazón para aceptar a Cristo que es la Luz del Mundo. Deseo hacerlo con alegría, armonía, fraternidad y fe con plena disponibilidad de mi mente y mi corazón para un hágase sincero a la voluntad de Dios, para ser consciente de que debo seguir los caminos que el Señor me pida y hacerlo, como hizo María, fiándome completamente de Él.
Comprender que mi vida debe ser un «sí» valeroso y humilde con una entera disponibilidad a Dios al que no debo ponerle trabas. Ser consciente de que durante estos días Cristo volverá a llamar a mi corazón porque desea ardientemente entrar en él para sentirse cómodo; anhela encontrar en mi interior alegría, humildad, generosidad, caridad, amor y misericordia. ¿Estoy preparado para darlo?
Soy consciente de que Cristo durante el año que termina ha pasado infinidad de ocasiones por mi lado pero que, como consecuencia de mi egoísmo, de mi pereza o tal vez de mis miedos, no he sido capaz de vislumbrar su presencia y darme cuenta que me llamaba. Mis múltiples ocupaciones, mis tareas «tan importantes», mi verme envuelto en mi mundo o en mis propios pensamientos, mi búsqueda de la comodidad personal impedía que escuchara como Jesús llamaba insistentemente a la puerta de mi corazón con la pretensión de entrar pasando de largo hasta otra ocasión porque no fui capaz de contestar a su llamada.
La alegría de la Navidad es Jesús, razón de mi felicidad interior. A dos días de la Navidad abro mi corazón y lo desbordo de alegría y de gozo, que brotan de la certeza de que Jesús vive en medio de nosotros. Y lo hago un corazón bien dispuesto y con la predisposición de regalar mi tiempo, mi esfuerzo, mi vida y mis sueños por amor al que considero el mejor de mis amigos: Jesús.

Perpectiva-de-Maria.jpg

¡Jesús, amigo, que este tiempo que me queda hasta tu nacimiento no me haga olvidar que te encarnaste en María por su «sí» valeroso y humilde! ¡María, Madre, concédeme la gracia de aprender de ti que todo momento es válido para acoger a Jesús en mi vida! ¡Ayúdame, María, a tener siempre un corazón disponible y una actitud generosa para atender su llamada! ¡Espíritu Santo, ante la llamada de Jesús, ilumina mi vida para estar plenamente dispuesto a acogerlo en mi corazón! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, a mirar con perspectiva y con humildad para vislumbrar lo que se va terminando y lo que va a nacer para mirar al Dios que viene en lo pequeño, para abrir mi mirada y mi atención a lo que me invita a comenzar de nuevo! ¡Espíritu Santo, dame la fortaleza de la fe y de la esperanza, recordando lo frágil y tierna que fue la presencia de Dios en el pesebre de Belén, acogido entre los brazos de María, para comprender que es la fragilidad de Dios su enorme grandeza! ¡Ayúdame, Espíritu divino, a permitir que Dios me sorprenda cada día y desde la sorpresa de su presencia viva en mi corazón, haga factible el cambio en mi vida y reajuste todas aquellas cosas que deben ser cambiadas! ¡Concédeme la gracia de descubrir siempre las necesidades ajenas, las necesidades de las vidas que me rodean, y ver en ellas al Dios mismo! ¡Concédeme, Espíritu divino, entrar en los mismos sueños de Dios para construir un mundo nuevo en el que el amor, la humildad, la generosidad, la caridad, la misericordia y el perdón sean los pilares de nuestra existencia! ¡Hazme testigo del amor de Dios y no permitas que me cierre a su llamada cuando toca las puertas de mi corazón!

Un comentario en “La alegría de la Navidad es Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s