Vivir una vida exprés

Al comenzar el año existe la tendencia de llenarse de grandes propósitos. Adelgazar e iniciar esa dieta milagro que te dejará el cuerpo de modelo de pasarela. Apuntarse al gimnasio para estar en forma. Aprender un idioma para relacionarse con otros. Así un largo etcétera. Muchos de estos propósitos se quedan en el camino rápidamente. No creo en los propósitos exprés. No creo en estas dietas que te prometen adelgazar a base de poco esfuerzo. No creo en la regularidad de llevar una vida de ejercicio en el gimnasio sin exigencia. Como tampoco creo en la vida sin esfuerzo, sin sacrificio, sin entrega, sin disciplina, sin orden, sin entrega, sin perseverancia ni constancia. La vida es compromiso y un continuo vencer obstáculos y dificultades.
Este compromiso exige que mi vida cristiana no sea una vida exprés. Exige orden, recogimiento, entrega, perseverancia, constancia; exige no dejarse doblegar por el desánimo, la apatía o el desaliento. La vida cristiana requiere dar mucho para recibir también. Exige mucho compromiso, rectitud e integridad, gestos que surjan de un corazón que ama, un corazón humilde y sencillo, que testifiquen que Cristo vive en el yo interior y ese vivir te permite testificarlo en tus gestos, en tus palabras, en tus sentimientos, en tus comentarios, en la cotidianidad de la vida. La sociedad nos lleva a vivir de la comodidad y de manera exprés, en lo inmediato sin ahondar en lo que es esencial, pero como cristiano no puedo acomodarme a la comodidad de la vida porque cuando lo hago acomodo mis valores y mis principios a lo que la sociedad demanda y no a lo que Cristo anhela.
Vivir en cristiano no es vivir una vida exprés dejándote llevar por el hedonismo imperante, por el individualismo insultante, por el materialismo agobiante, por el egoísmo lacerante. No es dejarse manipular por los medios y la opinión ajena. Eso es lo sencillo y fácil. Pero también lo que te aleja de la verdad.
Vivir en cristiano es vivir una vida en coherencia con el Evangelio, vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, vivir la Buena Nueva de Cristo. Vivir así no es vivir de manera exprés porque exige esfuerzo, mucho compromiso y mucha vida de oración. Al comienzo del año me propongo continuar con alegría y esperanza mi dieta milagrosa de la Eucaristía, acudir cada día al gimnasio de la oración para vigorizar mi pobre vida interior y aprender por medio del Espíritu Santo los idiomas del alma que me permiten acudir al prójimo para servirlo hablando su lenguaje y también alimentarme de la Palabra.
Vivir una vida exprés es lo fácil, vivir una vida cristiana ya no es tan sencillo. Pero uno vive más feliz, más entregado, más lleno, más confortado, más vigoroso, más alegre y más lleno de Dios. ¿No es una opción que vale la pena?

corazon-madera-grietas-209615-thegem-blog-default.jpg

¡Señor no quiero vivir una vida cristiana exprés sino una vida que ahonde tu presencia en mi corazón! ¡Quiero vivir en comunión contigo, Señor! ¡Envía tu Espíritu, Señor, sobre mí para que pueda vivir una vida acorde que te agrade siempre, que me permita estar preparado para realizar buenas obras que testifiquen que vives en mi! ¡Concédeme la gracia de vivir de acuerdo con tu Palabra para que me guíe en el camino de la vida, para ganar en sabiduría que tanto necesito para transitar en el día a día, para enriquecer mi devoción a ti, para ganar sentido común, para fortalecer mis relaciones con el prójimo, para llevarlo todo a la perspectiva tuya no la de mi propio yo! ¡Concédeme la gracia de llevar una vida oraste que me permite crecer interiormente y llevar el peso de mis aflicciones pero también para salir al mundo y ser testimonio de tu verdad en mi entorno familiar, social o profesional! ¡Que mi vida sea una consagración a Ti! ¡Envía tu Espíritu sobre mi, Señor, para que enseñe a perseverar, que me guíe en mi caminar y me fortalezca en mis tiempos de necesidad y de avanzar, para que sea mi consejero y me ayude a comprender la verdad revelada por Ti! ¡No permitas, Señor, que lleve una vida exprés sino una vida comprometida contigo y con los demás! ¡Una vida que acreciente mi compresión por las cosas que vienen de Ti, y me permitan adorarte, aprender y servir! ¡Que mi vida no sea una vida exprés sino una vida de servicio a los demás como manera de servirte a Ti y testificar que vives en mí! ¡Que mi vida no sea una vida exprés sino que mi corazón se llene siempre de tu presencia porque quiero ser hechura tuya! ¡No permitas, Señor, que las dudas me atenacen, que las incertidumbres me venzan, que el hedonismo, el materialismo y el individualismo me derroten! ¡Que sepa ver, Señor, que tu gracia es suficiente para enfrentar las demandas de cada nuevo día! ¡Que sepa ver también, que los contratiempos, los problemas, las dificultades o cualquier experiencia de sufrimiento tienen una perspectiva nueva cuando tu te haces presente en mi vida! ¡Acrecienta, Señor, mi fe para que pueda descubrir el poder, el consuelo y la fortaleza del Padre en todas y cada una de las experiencias de mi vida! ¡Y que mi vida exprés no me deje llevar por las tentaciones y me detenga en ellas, ayúdame a tener entereza para vencer la tentación, por medio de la oración, del conocimiento de tu Palabra y con una vida eucarística plena!

2 comentarios en “Vivir una vida exprés

  1. Muchísimas gracias, de corazón, enormemente GRACIAS!!!

    El mar., 28 ene. 2020 a las 6:14, orar con el corazón abierto () escribió:

    > RMMC posted: “Al comenzar el año existe la tendencia de llenarse de > grandes propósitos. Adelgazar e iniciar esa dieta milagro que te dejará el > cuerpo de modelo de pasarela. Apuntarse al gimnasio para estar en forma. > Aprender un idioma para relacionarse con otros. Así u” >

    Me gusta

  2. La vida es muy interesante, en diferentes momentos puede ser dura, en otros momentos más suave y placentera. Pero en todo caso concuerdo con que es importante vivir en nuestro señor y seguir sus pasos aportando a nuestra sociedad.

    Gracias por tu texto, me hizo reflexionar bastante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s