¡En todo lo que hago, Dios por delante!

He leído en un medio norteamericano una entrevista a Patrick Mahomes, quarteback de los Kansas City Chiefs, equipo ganador de la Super Bowl al derrotar al favorito en la final, los San Francisco 49ers. Me llamó la atención el titular de la entrevista: «En todo lo que hago, siempre pongo por delante a Dios».
Mahomes está considerado el héroe de la gran final, el jugador que encaminó a su equipo a la victoria. Minutos antes de iniciarse el encuentro un periodista de CBN Sports le pidió una reflexión del partido. Mahomes respondió: «En mi pecho tengo grabado los versículos 4-6 del Salmo 23 de la Biblia. Todo lo espero». ¿Qué dicen estos tres versículos? «Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo».
Mahomes lideró a su equipo, logró una remontada histórica, y se convirtió en el MVP del partido. Al concluir la final, fue entrevistado de nuevo. Ante millones de espectadores, se estima que solo en Estados Unidos siguieron el evento más de ciento ochenta millones, Mahomes hizo una profesión de fe extraordinaria: «Dios es la fuente de mi éxito. Todo lo que hago cada día es por Él que me ayuda a vivir de la manera correcta; haciendo lo que Él quiere puedo salir al campo con la cabeza bien alta y ser la persona que él espera. A lo largo de mi vida Dios me ha bendecido por eso trato de ponerle siempre en primer lugar y glorificarlo en todas mis acciones».
En este mismo equipo juega Stefan Wisniewski, quien a mitad de temporada había sido despedido de los Philadelphia Eagles. Puso su futuro profesional en manos de Dios y logró un breve contrato con los Kansas City Chiefs. A él también le entrevistaron en directo y estas fueron sus declaraciones: «En la vida has de seguir la voluntad de Dios. Y su voluntad ha sido que estuviera con los Chiefs durante cinco semanas. Para mí se convirtió en un auténtico desafío pero la presencia de Dios en mi me ha servido de apoyo. Durante este tiempo he confiado en Él y no he parado de alabarle. El sabía cuáles eran mis deseos y me ha ayudado a levantarme; hizo que mi lugar fuera humillarme ante Él y aquí estoy, jugando el sueño de la final de la Super Bowl. Todo ha sido por la voluntad de Dios».
Dos testimonios de dos profesionales abiertos a la voluntad divina. Dos creyentes con la capacidad de entender que hay un pasado, un presente y un futuro que depende de lo que Dios hace en nuestras vidas. Y con la grandeza de testimoniarlo.
La característica de estos dos corazones humanos es su confianza, su obstinación para que se haga en su vida la voluntad de Dios. Cuando el corazón es noble, el alma se sintoniza con el corazón divino, y unidos es posible lograr cosas extraordinarias. Cuando abandonas tus intereses y planes egoístas, tu vida sin ideales ni propósitos, y dejas que quien te sostenga y te guíe sea Dios, la gloria de su presencia llena de bendiciones tu vida. Y aquello que tanto deseas se obtiene al tiempo perfecto de su santa voluntad. ¡Gran lección la de estos dos jugadores profesionales que me debería aplicar con más frecuencia!

Patrick-Mahomes-vs.-Titans-AFC-Championship-620x349.jpg

¡Señor, me abro a tu voluntad aunque tantas veces me obstine en seguir mis propios intereses! ¡Me entrego a ti, aunque tantas veces me cueste detenerme y comprender que esperas de mi! ¡Señor, me entrego a ti para que tomes en tus manos mi porvenir, mis quehaceres cotidianos y los tiempos de mi vida! ¡Señor, creo en ti por eso quiero ver los cielos abiertos a mi alrededor; confío en ti, por eso quiero ver en mi vida tus propósitos perfectos; espero en ti, por eso anhelo en mi vida tus planes eternos! ¡Concédeme la gracia, Señor, de comprender que tu eres la luz que me ilumina y el resplandor que todo lo alumbra en lo cotidiano de mi vida! ¡Concédeme la paciencia para recibir tus dones y la sabiduría y la gracia para vivir de acuerdo con tu voluntad siempre amorosa! ¡Concédeme, Señor, la gracia de entender lo que quieres y como obras en mi para que todo se haga según tu perspectiva y no desde la mía, tan humana y tan terrenal! ¡Ayúdame siempre a abrir el corazón para que se llene de tu santa voluntad y se inunde de tu amor misericordioso y diga siempre sí a tu voluntad! ¡Reina, Señor, en mi interior para que seas tu el que gobierna en mi ser y no me deje gobernar por mi egoísta voluntad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s