De la mano de María, Madre del Salvador

Primer sábado de marzo con María, la Madre del Salvador, en lo más profundo de mi corazón. Madre del Salvador, el que entregó su vida por mi en la cruz para brotar a la nueva vida.
La cristiana como religión de la Palabra es una religión cristocéntrica y trinitaria, tiene su origen y su todo en la Palabra. Por eso el Verbo de Dios se encarnó en las entrañas puras y santas de la Virgen María.
Soy consciente de que Cristo es el centro sobre el cual todo gira. Es mi vida y es el sentido de toda existencia. Pero María es su Madre. El corazón de María y el de Jesús van íntimamente unidos. Y para mi son lazo que une. Mi amor por María, mi entrega a la Madre, viene de mi relación con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo. De esta unión trinitaria surge mi amor por María. Ella es el ejemplo más sublime de amor a la Trinidad misma. Ella ama como Dios ama. Ella protege como Dios protege. Ella cuida como Dios cuida. Ella siente como Dios siente. Es así, sencillamente, porque en el inicio de los tiempos Dios soñó con María, pensó en María, la convirtió en la Nueva Eva para la humanidad entera. Me estremezco, me emociono y mi corazón se encoge. Solo por esto y por muchas más cosas amo a María.
María, la Madre del Salvador, nuestra Madre protectora, la que su corazón palpitaba al mismo ritmo que el de su Hijo, la que sufrió las mismas penas en el camino al Calvario, la que bebió su sangre a los pies de la Cruz.
Amo a María, Ella nos ha dado a Jesús que pasará en unos días un proceso de Pasión y Muerte para redimirnos del pecado, para liberarnos de la muerte, para hacernos gracia en una nueva vida. Se lo debemos al sí de María aceptando llevar en sus entrañas al Hijo de Dios. María lo acepto todo desde la pequeñez y la humildad del corazón. Ella formó y moldeó humanamente al hombre que sufriría por mi para rescatarme del pecado; Ella es cooperadora en la obra redentora de Cristo; Ella estuvo firme al pie de la cruz en una escuela de fidelidad a su Hijo; Ella, que está tan asociada a la Cruz, me enseña como debo llevarla en el trajín de cada día; Ella que se ofreció en el Calvario a vivir la Pasión de su Hijo, me muestra como debe ser mi caminar como cristiano; Ella, al acoger en su corazón el «Ahí tienes a tu hijo» me tomo como su Hijo, y cuando Jesús dijo a Juan —que me representaba a mi y a todos nosotros—, el «Ahí tienes a tu madre», me adoptaba como Madre.
María, Madre del Salvador, irradia la Buena Noticia de Cristo, al que siempre lleva consigo. Y yo, con Ella, voy caminando seguro por la vida.

7.-Sabado-15-S.jpg

¡María, Madre del Salvador, ruega por nosotros! ¡María, bendita seas entre todas las mujeres, bendita por ser la fuente de la vida, bendita por ser la Madre de Jesús! ¡Bendita seas, siempre, Madre! ¡María, cada vez que dirijo mi mirada a Jesús mis ojos se vuelven a Ti, que fuiste su Madre! ¡Gracias, María, porque en los momentos de mis calvarios estás al pie de mi Cruz, me sostienes y me cuidas! ¡Gracias, María, porque no me faltas nunca, porque siempre estás presente, porque tu maternidad es protectora, amorosa, entregada, generosa! ¡Gracias, María, porque con tu sí no solo diste vida al Hijo de Dios, te convertiste en nuestra corredentora ayudando a Jesús a salvar al hombre con tu mismo sufrimiento! ¡Ayúdame a llevar una vida santa, un vida que conserve y medite en el corazón la Buena Nueva del Evangelio, una vida que observe y profundice en la realidad de la vida para ser más como Cristo tu Hijo! ¡Ayúdame a aceptar siempre en mi vida como tu hiciste la voluntad del Padre, para captar cada perla del amor de Dios en mi vida, para ver en mi vida cada gesto de la obra de Jesús, para adecuar mi camino a la senda de la salvación que tu Hijo nos ha marcado! ¡María, Madre del Salvador, concédeme la gracia de cooperar con tu Hijo, desde la humildad y sencillez de mi vida, a hacer un mundo mejor, más humano, más amoroso, más pacifico, más cálido, más bienaventurado y misericordioso y de tu mano caminar hacia la vida eterna!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s