El difícil compromiso de amar la enfermedad en tiempos de Coronavirus

En estos días de dolor y tristeza por tantos contagiados y tantos fallecidos surge en mi corazón algo que puede llegar a contrariar y crear rechazo. Pero ¡que importante es amar con el corazón abierto la enfermedad que a uno le sobreviene! Lo digo cuando, en el refugio de mi hogar, nadie de mi entorno más cercano sufre esta situación. Pero este tiempo, me recuerda a mi padre que murió a consecuencia de un cáncer múltiple de páncreas y de hígado. Él fue para mí un ejemplo de testimonio de fe, amando su enfermedad. Él decía que el cáncer lo tenía él, no era el cáncer quien poseía su cuerpo. Con este planteamiento ponía la enfermedad en su corazón y le permitía amar su dolor en el sufrimiento. Vencía a este terrible enemigo en su oración de cada día y eso le hacía mostrarse esperanzado ante el sufrimiento que le carcomía la vida.
Cada seis horas se actualizan las cifras de enfermos y de fallecidos. Las flechas marcadas en rojo suben como la espuma. Eso nos hace darnos cuenta de la fragilidad humana, de la debilidad del hombre, de que la enfermedad es, sin esperarlo, algo intrínseco que cercena la vida del ser humano. Que la vida es tan efímera que un virus transparente surgido de no se sabe donde se apropia de tu vida y la desmorona en pocos días.
Amar la enfermedad. Difícil compromiso para el ser humano. Es el momento de intensificar la oración, la plegaria, el compromiso por el otro, el hacer sacrificio por los que sufren, por los que no tienen fe ni esperanza, por los que yacen en las UCIs de los hospitales… Orar con el corazón abierto por tantos enfermos porque ellos representan al Cristo en la cruz, ellos testimonian de manera clara y perfecta el amor del Padre por el ser humano que Él, con infinito amor, ha creado.
El enemigo de la enfermedad es perder la paz y la esperanza. La enfermedad trata de desnudar tu debilidad, tus certezas, tus anhelos, tus ilusiones, tu paz interior, tus pensamientos, tus esperanzas, tus criterios vitales… Es hora de intensificar la oración para que todos los que hoy sufren no se sientan golpeados por el dolor sino acariciados por el amor del Cristo sufriente. Orar para que todos vean en su enfermedad al Dios que ama. Orar para que sean fuente del amor imperecedero. Dios en su gloria se hace presente en el sufrimiento humano. Orar, orar, orar sin cesar para que esta lacra pase pronto y para que se haga la voluntad de Dios en la tierra.

web3-pray-rio-janeiro-brazil-christ-coronavirus-055_agif335777-allan-carvalho-agif.jpg

Oración contra el coronavirus

Señor Jesús, nuestro Médico Divino te pedimos que nos guardes y protejas del coronavirus y de todas las enfermedades letales.
Ten piedad de todos los que han muerto.
Sana a todos los que están enfermos.
Ilumina a todos los científicos que están buscando un remedio.
Fortalece y protege a todos los asistentes sanitarios que están ayudando en estos momentos a los enfermos.
Dales la victoria a todos los responsables civiles que están intentando limitar el contagio, y dale la paz a todos los que tienen miedo y están preocupados, especialmente los ancianos y las personas en situación de riesgo.
Que tu Preciosa Sangre sea nuestra defensa y salvación.
Por tu gracia, transforma el mal de la enfermedad en estos momentos de consolación, crecimiento en la fe y esperanza.
Que temamos el contagio del pecado más que cualquier otra enfermedad.
Nos abandonamos con toda confianza en tu infinita misericordia.
Y a ti, María, Salud de los Enfermos, estamos seguros del poder de tu intercesión, de modo que, como lo hiciste en Caná de Galilea, la alegría y celebración puedan regresar después de este momento de prueba.
Ayúdanos, Madre del Amor Divino, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que Jesús nos dice:
Él que nos enseñó a “amarnos los unos a los otros, como yo los he amado a ustedes” tomó nuestros sufrimientos sobre sí mismo y llevó nuestras penas para llevarnos, a través de la Cruz, a la alegría de la Resurrección.
Pon bajo tu manto de protección a todos los que dan cuidado a los enfermos y atienden a sus necesidades, como tu Hijo nos implora que hagamos el uno por el otro. Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s