Sospecho que hoy empiezo a ser canción

«Sospecho que hoy empiezo a ser canción. Y tengo la impresión de que seré tu sol si logro ser tu canto». Esta frase procede de una canción de Silvio Rodriguez que tocaba de fondo en un bar hace unos días donde me tomaba una caña con un cliente. Le dije: «Perdona, pero déjame de acabar de escuchar este letra porque me interpela a ser corazón que transforme».
El cristiano está llamado a ser canción sanadora, misericordiosa, amorosa, generosa, entregada, transformadora del prójimo. Acompañamiento que seque lágrimas y ahogue llantos, que enderece veredas torcidas y reposo para corazones doloridos. Son muchos los que a nuestro alrededor necesitan escuchar el canto de la ternura y de la esperanza, del consuelo y de la compasión, del amor y del cariño.
El prójimo debe sentir siempre que estás abierto al abrazo, a la escucha, a hacer más bello lo que nos rodea. Como dice la canción del cantautor y poeta cubano ser sol; ¿Sol? Sol que ilumine el camino del otro, luz que haga brillar la vida del prójimo.
Dios nos pone en el camino de muchas personas, a veces sin ser conscientes, para empezar a ser canciones hermosas que transmitan alegría y despierten sueños de esperanza.
Ser canción para el prójimo es ser buen samaritano; es no ponernos en el centro a nosotros mismos sino a los que nos interpelan. Depende de mí ser o no ser un canto hermoso para el prójimo. ¿Cuantas veces me hago prójimo o simplemente paso de largo antes las necesidades del otro?

good-samaritan-sketch-15.jpg

¡Señor, ayúdame a ser canción sanadora y purificadora para el prójimo! ¡No permitas, Señor, que pase de lejos ante las necesidades de las personas que tengo cerca; ayúdame a acercarme a ellos y a contagiarme de sus necesidades para a través tuyo convertirme en un instrumento de compasión, de ternura, de amor y de misericordia! ¡Hazme, Señor, canto de esperanza para dar palabras que consuelen, abrazos que sanen, miradas que interpelen, silencios que escuchen! ¡Ayúdame a tener la valentía de acercarme al que necesita de consuelo, de tu presencia, del que está en horas bajas y clama levantarse! ¡Señor, hazme tener tus mismos sentimientos de servicio humilde y de entrega generosa! ¡No dejes, Señor, que cuando alguien requiera de mi entrega me aleje de él, de un rodeo para no encontrarlo; hazme ser, Señor, compañero en sus caminos de sufrimientos, dolor, tribulación y desesperanza, amigo en sus necesidades y soledades, cercano en sus cansancios y tristezas! ¡Ayúdame a ser canción para que al escuchar mi canto sientan que quien entona esa música y esa letra eres tu con tu presencia!

Un comentario en “Sospecho que hoy empiezo a ser canción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s