Fe y esfuerzo personal

Me doy cuenta que en estos tiempos de incertidumbre dos cosas fundamentales me sostienen: la fe y la oración. Pero cuando más me adentro en la oración y abro mi corazón trato de evitar que la fe se convierta en el bálsamo de mis preocupaciones. No deseo que mi fe trate de adormecer mis virtudes humanas por mi soberbia espiritual o, simplemente, porque puedo llegar a pensar que orando Dios dispondrá.
Y no deseo caer en la tentación de tentar al Señor entregándole una preocupación, una incertidumbre, un cambio de actitud, un sufrimiento, una necesidad… y exigirle o esperar de Él el milagro inmediato. Sabemos que Dios hace milagros pero conforme a su calendario, no al marcado con una «x» en el calendario de mi voluntad.
Y es aquí donde debo poner además de mi fe y mi oración mi esfuerzo personal. Poner en marcha las virtudes connaturales que todos los hombres tenemos: la perseverancia, el esfuerzo, el sacrificio, la firmeza, el ánimo decidido, la valentía, la sabiduría, la entrega, la perspicacia, la constancia… necesito engrasarlas, ponerlas en marcha y no dejar que paren.
La fe es un estímulo que ayuda en los momentos cruciales de dificultad y de bonanza, que imprime carácter, que llena de alegría y esperanza, que robustece espiritualmente, que fortalece humanamente y que enaltece cristianamente, pero en ningún caso releva ni reemplaza las cualidades y las virtudes que atesoramos los seres humanos.
Tener fe es tener garantía de lo que se espera; tener certeza de las realidades que no se ven lo que te permite realizar grandes empresas y obtener las fuerzas para contraponer las dificultades que se abren en el camino. Cuando no hay fe, la vida está vacía. Por eso la fe te crea obligaciones adicionales: la de vivir en coherencia, en verdad, en un esfuerzo constante para crecer en santidad, aprendiendo a no lamentarse, a aceptar las consecuencias que sobrevienen, a no cometer imprudencias y desde la fragilidad y debilidad esperar la misericordia y la gracia de Dios.
Quiero convertir hoy mis pequeños logros cotidianos y mis pequeñas acciones de la jornada, mis gestos para con los demás, los trabajos que lleve a cabo en elementos que me permitan crecer en confianza para que la fe se afiance más en mi corazón y lo entienda como algo que es beneficioso para mi desarrollo humano, personal y espiritual.

Captura de pantalla 2020-04-10 a las 11.49.26.png

¡Señor, fortalece mi fe y ayúdame a crecer en santidad! ¡Concédeme la gracia de tener mucha confianza en ti, a no confundirla con esfuerzos exigentes para provocar que actúes en mi favor porque ya creo y confió por lo que hiciste por mi en la cruz! ¡Ayúdame a acrecentar mis virtudes humanas para ponerlos sobre el altar y me ayuden a crecer como persona confiando siempre en tu benevolencia y misericordia! ¡Te doy gracias, Señor, porque veo en mi vida tus manos de alfarero, como me moldeas, y todo lo que has hecho para mi bien que muchas veces me cuesta entender! ¡Señor, gracias por todo lo que has provisto para mi! ¡Hazme entender que eres Tu, Señor, el que tienes la última palabra en todo; que eso me haga entender que debo caminar seguro a tu lado, confiando siempre! ¡Que no olvide jamás que tu no te olvidas de mi, que quieres que haga las cosas bien, que me quieres proveer con tu gracia! ¡Señor, hoy quiero repetirte con el corazón abierto que todo lo puedo en Ti, que me fortaleces! ¡Sé que decirte esto no me aliviará de mis problemas y mis dificultades pero me llena de mucha paz, de enorme serenidad y de una gran confianza! ¡Señor, sé que buscas siempre lo mejor para mí, que eres el Señor de los desafíos, de los retos, de los esfuerzos pero también el de la victoria final, por eso sé, Señor, a que tu lado nunca seré derrotado por el desánimo, las dudas, las incertezas o la desconfianza! ¡Dame, Señor, la lucidez para vivir en coherencia contigo, con mucha fe, con mucha oración y poniendo a tu servicio mis virtudes humanas! ¡Gracias, Señor, por tu amor y tu misericordia, por sostenerme siempre, por ayudarme a dar lo mejor de mi y a superar todos los obstáculos que se presenten en mi caminar diario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s