El arte de amargarse la vida (y la de los demás)

Conozco una persona que vive en la permanente amargura. En la vida puedes tener alegrías y penas, momentos gloriosos y de gran dolor, días repletos de bondades pero también de infinitas desdichas. Pero cuando tu vida es una permanente amargura es motivo de máster de postgrado. Es el arte de amargarse la vida… y la de los que le rodean.
El arte de amargarse la vida es aquel en que desde las ventanas de la vida todo se observa desde la negatividad. El que lo impregna todo de la queja. El que solo ve lo negativo de los demás. El que únicamente ve la injusticia de las cosas y las situaciones. El que se deleita vomitando su rencor sobre los que le rodean. El que cautiva con sus palabras y sus gestos a los que tiene cerca. El que llena de sentimientos negativos todo lo que subyace en su vida. El que ve en las bondades de la vida una desgracia. El que siempre tiene un pero a lo bonito que acontece. El que siempre tiene una frase cínica que rompe el encanto de una conversación apacible. El que siempre mira al pasado subliminándolo para no aceptar el presente. El que ve en todo lo que sucede en el mundo cosas malas y suerte que está esa persona para poder solventarlo.
Esta inclinación al placer por amargar la vida al prójimo convierte todo lo que le rodea en una perfume de infelicidad. Normalmente estas personas están llenas de rencores, resentimientos, hiel en el corazón y pesadumbre en el alma. Estos elementos se anclan en la vida y hacen que la persona se quede varada en la playa de la vida y a la deriva en el mar de la existencia.
Pero uno no nace con amargura. Nace con el corazón limpio. Son las experiencias propias y el regar el dolor en el corazón lo que te impide gestionar con esperanza y alegría las situaciones de la vida, por muy dificultosas que estas sean. Una persona que no tiene paz interior no puede estar bien consigo misma ni con los demás y entrará siempre en conflicto con todo lo que le rodea y con todos los que le rodean.
Por eso es tan importante una vida de oración, vivir buscando en el interior la paz serena para vivir en libertad, para que no sean las circunstancias las que te posean y tomen posesión de tu vida sino que desde el conocimiento de uno mismo que viene iluminado por el Espíritu Santo te permita caminar en libertad, con esperanza y con amor.

60041-anqi-lu-1038961-unsplash.1200w.tn
¡Señor, envía tu Espíritu sobre mí para que me ayude a caminar por la vida siempre con optimismo y esperanza, con el don de la alegría, para ver siempre lo positivo de la vida, la belleza del mundo, la grandeza del corazón humano, la bondad con la que tu te comportas con los hombres, la alegría de caminar por la vida pese a las cruces cotidianas! ¡Envía, Señor, tu espíritu sobre mi para que llene de luz mi corazón y me permita conocerme más con el fin de crecer en bondad, paciencia, alegría, esperanza, humildad, amor, generosidad…! ¡Te doy gracias, Señor, por los dones recibidos, porque me siento tu hijo amado, porque todo es en mi vida una oportunidad para vivir según tu Evangelio y un regalo para caminar en tu presencia! ¡Gracias, Señor, porque me siento protegido por ti, por que vivo recogido por tu presencia en mi vida; eso me hace vivir en el optimismo y en la esperanza! ¡Por eso, Señor, te doy todo mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y mi voluntad porque tu me lo has dado y a ti te lo devuelvo, quiero que hagas de tu amor y de tu gracia un camino para mi santificación! ¡No permitas, Señor, que amargue la vida a los que me protejan y que cuando mi vida se impregne de amargura sea tu Santo Espíritu quien elimine de mi corazón el rencor, el resentimiento o el dolor! ¡Te pido, Señor, por aquellas personas que conozco que viven en la amargura permanente, en la decepción que les duele, por los que les cuesta cambiar, por los que piensan en negativo, por los que acumulan demasiadas decepciones y no pueden asumir la cruz, por los que tienen una visión negativa de tu existencia, por los que sienten que no contratan su vida… Señor, hazte muy presente en ellos para que germine en su corazón la esperanza y a alegría; hazme entonces un instrumento de tu amor para que pueda ser un pequeño instrumento que les llene de tu amor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s