Oración de intercesión

Dios conoce mucho mejor que nosotros lo que cada uno necesita, lo que es el verdadero bien para los hombres. A través de la plegaria de intercesión, Él nos da la oportunidad de ejercitar nuestra fe, nuestra confianza en Dios, nuestra esperanza, tanto más bien sabiendo que los efectos en aquel por quien hemos orado no serán inmediatamente perceptibles y, en la mayoría de los casos más bien nunca lo sabremos con certeza.
La oración es una forma de servir al Señor (Lucas 2:36-38).
A veces pensamos que orar no es más que pedir cosas a Dios. Pedir es solo una parte de la oración (Mateo 7:7), pero la oración es más que pedir.
La oración incluye Acción de gracias. “Dad gracias en todo” (1 Tesalonicenses 5:18 y Efesios 5:20). Nos acordamos de pedir cosas a Dios, pero a veces nos olvidamos de dar gracias a Dios por las oraciones contestadas. Podemos aún dar gracias a Dios cuando nuestras oraciones no son respondidas (como nosotros quisiéramos) porque Él sabe lo que es mejor.
No necesitamos usar palabras grandilocuentes cuando oramos a Dios. Él no está tan preocupado por las torpes palabras que salen de nuestra boca. Está interesado en nuestro corazón.
El tiempo de oración no es un tiempo de exhibición (Mateo 6:5-6). La oración es entre uno y el Señor y los demás no necesitan saber de ello.
Cada uno de nosotros está llamado a interceder, pero hay hermanos a los que Dios mismo ha constituido centinelas, a los cuales les ha dado un carisma particular de intercesión a beneficio de los hermanos y que, por lo tanto, gozan de un favor especial por parte de Dios.
Estos son los hermanos que normalmente forman parte del grupo de intercesión por determinadas necesidades (situaciones de sufrimiento) personales.
La oración de intercesión es uno de los tipos característicos de la oración cristiana.
Nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica que la intercesión es una oración de petición que nos conforma muy de cerca con la oración de Jesús. Él es el único intercesor ante el Padre en favor de todos los hombres, de los pecadores en particular (cf Rm 8, 34; 1 Jn 2, 1; 1 Tm 2. 5-8). Es capaz de “salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor” (Hb 7, 25). El propio Espíritu Santo “intercede por nosotros… y su intercesión a favor de los santos es según Dios” (Rm 8, 26-27).(2634)
El intercesor no tiene necesidad de lugares particulares para rezar. Puede orar en el secreto de su habitación, puede orar en la Iglesia frente a la Eucaristía, puede orar reuniéndose junto con otros.
La oración hecha con otros ayuda, nos sostiene y tiene una potencia particular sobre Dios por el motivo de que Jesús está particularmente presente. Él dijo: “donde hay dos o tres reunidos en mi nombre Yo estoy en medio de ellos”. Este orar juntos no tiene que ver necesariamente con estar reunidos en un mismo lugar sino, sobre todo, establecer con los otros una comunión más intensa y ponerse de acuerdo a cerca de intenciones precisas por las cuales se intercede.
Nuestra tarea es orar siempre y con perseverancia convencidos del amor que Dios nos tiene.
Su misericordia se derrama sobre el que es misericordioso con los propios hermanos.

images

Padre,
Te pido bendiciones para esta persona que está en mi corazón,
revélale cada día tu amor, tu bondad y tu poder.
Te pido que seas la guía para su alma.
Acompaña a este alma buena con tu amor.
Si tiene dolor, dale tu paz y tu misericordia.
Si tiene dudas, renuévale la confianza.
Si tiene cansancio, te pido que le des la fuerza para seguir adelante.
Si hay estancamiento espiritual, te pido que le reveles tu cercanía, para un nuevo comienzo en la fe.
Si tiene miedo, revélale Tu amor, y trasmítele tu fuerza.
Donde haya pecado, bloqueando su vida, permite que busque la reconciliación y dale tu perdón y bendición.
Concede a esta persona que tanto quiero tus siete sagrados dones para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo y saber distinguir las fuerzas negativas que le puedan afectar, y revela a su corazón el poder que tienen en Ti para superarlo.
Tú sabes lo que vive, lo que le preocupa, lo que siente, lo que piensa, lo que anhela, lo que le hace falta y lo que desea.
Concede a esta alma toda la fuerza del Espíritu Santo y tenla presente siempre en tu Sagrado Corazón.
Amén.

Si deseas enviar tus peticiones cumplimenta el formulario que aparece a continuación y un grupo de adoradores rezará por tu petición. Te solicitamos que sean lo más clara y concisas posible, con tu nombre (no se publicará nunca) y la persona o el asunto que quieras que se rece.
A su vez te solicitamos que nos informes de como esta oración ha ido actuando en ti o en aquellas personas por las cuales se ha solicitado oración, a este correo, para poder dar un testimonio vivo de las maravillas que hace Nuestro Señor y Nuestra Madre la Virgen María, cuando se intercede con verdadera fe a través de esa oración diaria y constante.

¡Qué Dios te bendiga!

3 comentarios en “Oración de intercesión

  1. Pingback: Deja que Dios haga el resto | orar con el corazón abierto

  2. Pingback: Aceptar con alegría los planes de Dios | orar con el corazón abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s