Orar con los Salmos

El significado de la palabra “salmos”, viene de la traducción de varias palabras griegas, las cuales traducidas, le dan los siguientes nombres: himno, alabanza, oración, composición o canto de alabanza a Dios, canción cantada con acompañamiento de un instrumento de cuerda.
El conjunto de los 150 poemas compuestos para ser musicalizados, se llama el libro de los Salmos. Éste es el libro más largo de la Biblia y se compone de cinco divisiones, lo que guarda una relación con el pentateuco.
Los salmos fueron, principalmente, de la autoría de David. También Moisés, Salomón, Asaf, Etán, Hemán, Edutún y los hijos de Coré fueron autores de diversos salmos. Sin embargo, existen 49 salmos cuya autoría se desconoce.
Los 150 salmos fueron escritos durante el periodo de tiempo del 1450 A.C. y el 300 A.C, mas la mayoría se escribieron, aproximadamente, en el año 1000 A.C. Durante la época de los reyes de Israel, el libro de los Salmos fue usado como himnario, en el culto a Dios.
Los expertos modernos han identificado diversos géneros literarios de los salmos, dentro de los cuales figuran los siguientes: himnos, lamentaciones o súplicas, acciones de gracias, salmos de confianza, salmos reales, salmos didácticos o sapienciales, enseñanzas proféticas y salmos litúrgicos.

images-2

Podríamos introducirnos en la comprensión de los salmos a través de diferentes caminos. El primero podría consistir en presentar su estructura literaria, sus autores, su formación, el contexto en el que surgieron. Sería sugerente, además, una lectura que pusiera de manifiesto su carácter poético, que alcanza en ocasiones niveles de intuición lírica y de expresión simbólica sumamente elevados. Sería no menos interesante recorrer los salmos considerando los diferentes sentimientos del espíritu humano que manifiestan: alegría, reconocimiento, acción de gracias, amor, ternura, entusiasmo; así como intenso sufrimiento, recriminación, petición de ayuda y de justicia, que se convierten en ocasiones en rabia e imprecación. En lo salmos el ser humano se encuentran totalmente a sí mismo.
En los Salmos se habla de Cristo. De hecho, Jesús resucitado se aplicó a sí mismo los Salmos, cuando dijo a sus discípulos: “Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de mí” (Lucas 24, 44). Los Padres añaden que los Salmos se dirigen a Cristo o incluso que es el mismo Cristo quien habla en ellos. Al decir esto, no pensaban sólo en la persona individual de Jesús, sino en el “Christus totus”, el Cristo total, formado por Cristo cabeza y por sus miembros.
Para el cristiano nace así la posibilidad de leer el Salterio a la luz de todo el misterio de Cristo. Precisamente de esta óptica emerge también su dimensión eclesial, que es puesta de manifiesto por el canto en coro de los Salmos. Así se puede comprender cómo los Salmos han podido ser asumidos, desde los primeros siglos, como la oración del Pueblo de Dios. Si bien en algunos períodos históricos surgió una tendencia a preferir otro tipo de oraciones, a los monjes se les debe el mérito de haber mantenido en alto la llama del Salterio en la Iglesia. Uno de ellos, san Romualdo, fundador de los Camaldulenses, en la aurora del segundo milenio cristiano, llegaba a afirmar que –como explica su biógrafo Bruno de Querfurt– los Salmos son el único camino para experimentar una oración auténticamente profunda: “Una via in psalmis” (“Passio Sanctorum Benedicti et Johannes ac sociorum eorundem: MPH” VI, 1893, 427).

images-1

Gracias también a la oración comunitaria de los Salmos, la conciencia cristiana ha recordado y comprendido que es imposible dirigirse a Dios que habita en los cielos sin una auténtica comunión de vida con los hermanos y hermanas que viven en la tierra. Es más, al integrarse vitalmente en la tradición de oración de los judíos, los cristianos aprenden a rezar narrando las “magnalia Dei”, es decir, las grandes maravillas realizadas por Dios, ya sea en la creación del mundo y de la humanidad, ya sea en la historia de Israel y de la Iglesia. Esta forma de oración, tomada de la Escritura, no excluye ciertamente expresiones más libres, que no sólo continuarán enriqueciendo la oración personal, sino incluso la misma oración litúrgica, como sucede con los himnos. El libro del Salterio sigue siendo, de todos modos, la fuente ideal de la oración cristiana, y en él seguirá inspirándose la Iglesia en el nuevo milenio.

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | 61 | 62 | 63 | 64 | 65 | 66 | 67 | 68 | 69 | 70 | 71 | 72 | 73 | 74 | 75 | 76 | 77 | 78 | 79 | 80 | 81 | 82 | 83 | 84 | 85 | 86 | 87 | 88 | 89 | 90 | 91 | 92 | 93 | 94 | 95 | 96 | 97 | 98 | 99 | 100 | 101 | 102 | 103 | 104 | 105 | 106 | 107 | 108 | 109 | 110 | 111 | 112 | 113 | 114 | 115 | 116 | 117 | 118 | 119 | 120 | 121 | 122 | 123 | 124 | 125 | 126 | 127 | 128 | 129 | 130 | 131 | 132 | 133 | 134 | 135 | 136 | 137 | 138 | 139 | 140 | 141 | 142 | 143 | 144 | 145 | 146 | 147 | 148 | 149 | 150


3 comentarios en “Orar con los Salmos

  1. Gracias DIOS, por encontrarlos , ya q sera de mucha utilidad para acrecentar mi vida espiritual , andaba en otros caminos pero acabo de elegir el correcto , el CAMINO HACIA CRISTO MI SALVADOR PERSONAL!!!!! GRACIAS!!!!! DIOS los BENDIGA RICAMENTE!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s