Entre hacer lo que quiero y hacer el deseo De Dios

Primer sábado de julio con María, Señora del Hágase, en el corazón. «El hágase según tu Palabra» de María es una de las afirmaciones de humildad y aceptación de la voluntad más impresionantes de la vida. Te permiten distinguir claramente entre el orgullo y la sencillez, entre la búsqueda de la propia glorificación y el encuentro con la gloria del Padre. Es en definitiva, la disyuntiva entre hacer lo que quiero y deseo con el hacer el deseo de Dios.
En tantas ocasiones con buenas intenciones tratamos de hacer cosas grandes, llamativas a los ojos de los hombres, resaltar por encima de los otros y, en realidad, para Dios eso es superficial; ¿acaso el príncipe del mal no trató de tentar a Cristo en el desierto con poderes materiales y con la gloria mundana? Sin embargo, en la voluntad de María no hay nada más que complacer al Padre. No exige nada para ser Madre de Dios. No pide nada más que se haga su voluntad. Es su única petición. Y ni siquiera es para sí, es para cumplir con lo que Dios ha ideado para Ella. Es la actitud de María ante la vida. Es el ejemplo más claro de la virtud de María, centrada en la entrega y la humildad. Es su compromiso vivo ante Dios.
Y uno observa como tantas veces los propios planes no salen adelante porque los que priman son los planes de Dios. Y ve como a María sí le sale todo porque su único plan es el plan ideado por Dios.
Hoy es un día muy adecuado para plantearse cuál es mi ideal de vida, cuáles son mis deseos, cuáles son mis proyectos desde la óptica de Dios. Es el momento de cuestionarse si lo pongo todo en manos de Él y si estoy dispuesto a que se haga su voluntad. ¿Estoy dispuesto realmente a que se haga la voluntad de Dios en mi vida o me resisto a que se cumplan sus planes en mí? ¿Acepto con alegría y humildad que mi vida esté completamente en manos de Dios?
Hoy me pongo de nuevo en manos de María, la Madre que acompaña, para que me ayude como hizo Ella a que se cumplan en mi los planes Dios que tantas veces impido por mi autosuficiencia, orgullo y soberbia.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, que se haga tu voluntad en mi siempre! ¡Ayúdame a vivir en el recogimiento interior y en la oración para que, en el silencio de la vida y con gran sencillez de corazón pueda vivir tu misterio de amor! ¡Señor, que tus palabras no me turben cuando cuestionen mi vida y dame apertura de corazón para aceptar siempre tu voluntad! ¡Señor, tu fijaste siempre tu mirada en los pequeños, en los humildes y en los sencillos de corazón, envía Tu Santo Espíritu, para que el don de la humildad impregne mi mi corazón! ¡Ayúdame a confiar siempre en tu Palabra para no confundirla nunca con la mía que me hace depender de mis autosuficiencias! ¡Concédeme la gracia, Señor, de acoger a tu Santo Espíritu para que me ayude a tener recogimiento interior y ser tan fiel como fue María cuando pronunció su «hágase según tu Palabra»! ¡Concédeme, Señor, una fe firme para someterme siempre a tu voluntad y entregarme siempre a Dios! ¡Señor, tu sabes que en muchas ocasiones mi mundo interior está agitado, hazme ver que tu siempre estás presente en mi, que lo sabes todo de mi, que conoces mi dolor y mi sufrimiento, mis problemas y mis confusiones, mis alegrías y mis esperanzas; hazme ver que tu lo puedes cambiar todo, arreglarlo todo y alterarlo todo porque cada situación de mi vida depende de mi «hágase según tu voluntad»! ¡Otórgame, Señor, un confianza ciega para entregarme siempre a Ti y aceptar los planes que tienes preparados para mí! ¡María, Madre del Amor hermoso, tómame siempre de la mano para que junto a Ti, desde la humildad y la sencillez, sepa acoger como hiciste Tu misma la Palabra de Dios en mi vida!

Himno al fiat de María:

Anuncios

Agradeciendo al Sagrado Corazón

Me acompaña una imagen del Sagrado Corazón. Antes de comenzar la oración me fijo especialmente en la ilustración. E, inmediatamente, algo me emociona profundamente: el sentir que el Sagrado Corazón ante todo es el misterio de la humildad de Dios manifestada en Cristo, su Hijo. Observo su corazón y veo en él el símbolo que designa la interioridad de la persona, su propio ser, con su inteligencia, su voluntad y su afectividad. El Sagrado Corazón es la identidad de Jesús que se revela en toda su delicadeza y profundidad: el amor.
Dios es amor. Y el amor, que es Dios, no ha sido revelado de una manera abstracta sino en lo concreto de la historia. Y lo ha hecho a pesar de nuestras infidelidades humanas. Su plena revelación tuvo lugar en la vida de Jesucristo: al dar su vida por sus amigos y por todos los hombres, Cristo nos ha demostrado su gran amor, este amor tan grande que proviene del Dios mismo.
En el amor se pueden hacer declaraciones revestidas de solemnidad. Pero, sobre todo, el amor se prueba mediante actos, acciones cotidianas o circunstancias críticas. El gesto extremo de amor se estableció cuando un hombre inocente permitió libremente morir en la cruz. Su símbolo es ese corazón herido expuesto a nuestra mirada. Dios no manifestó su amor de una manera general o incorpórea; lo hizo dentro de los límites del espacio y el tiempo, dentro de los límites de la vida humana de Jesús de Nazaret: su corazón humano cristaliza en una sola vida la totalidad del amor.
Esta demostración de amor está revestida de humildad. ¿Debería sorprendernos? El camino del Amor es el de la humildad y la humillación: esta es la vida misma de Cristo. Contemplando la imagen del Sagrado Corazón ves como se revela la humildad del Hijo de Dios que no ha dejado los límites de su humanidad para demostrarnos su amor. Es en su humanidad donde se esconde su divinidad.
Meditar el misterio del Sagrado Corazón humilla tu propio corazón de hijo de Dios: te hacer ser más humilde, te hace descubrir la extrema delicadeza de un amor que pone en evidencia tu propia tibieza espiritual, te ayuda a comprender que debes suavizar el corazón de piedra y dar lugar a un grito de gratitud en lugar de tantas consideraciones intelectuales o racionalistas. Y sobre todo manifiesta el mandamiento del amor.
En el Corazón Sagrado y Humano de Cristo, Dios oculta todas las maravillas de su amor: por eso no puedo permitir que mi corazón se endurezca sino que debo dejarme tocar siempre por la ternura divina y dejar que la humildad de Jesús alimente la mía para abrir mi corazón y repetir grandes dosis de amor.

orar con el corazon abierto.jpg
¡Gracias, Padre, porque por medio del Sagrado Corazón de Jesús tu misericordia de Padre sale al encuentro de nuestra humanidad pecadora para recuperarla de la perdición que nos aleja de la felicidad para la cual hemos sido creados! ¡Gracias, Padre, tu amor es comunión de las tres divinas personas que conformáis la Santísima Trinidad! ¡Gracias, Padre, porque eres amor y no nos has creado solo amor, sino que por amor te has revelado por el desamor de nuestros pecados! ¿Gracias, Padre, porque por medio de Cristo y la ayuda inestimable del Espíritu Santo, te encontramos, te reconocemos y te alabamos! ¡Gracias, Padre, porque por medio del Sagrado Corazón de Cristo demuestra la riqueza de tu misericordia, el gran amor que siente por nosotros, la oportunidad de vivir en Cristo, con Cristo y por Cristo! ¡Gracias, Jesús, porque tu Sagrado Corazón testimonia el gran amor que sientes por nosotros! ¡Gracias por tu misericordia, gracias por tu muerte en cruz, gracias por rescatarnos de las fosas del pecado, gracias por colmarnos de gracias y de ternura! ¡Gracias, Jesús, porque tu corazón es símbolo de la grandeza de tu amor que me invita a mi a amar más! ¡Gracias, Jesús, porque unido a tu Sagrado Corazón puede entrar en sintonía con Tu Padre! ¡Gracias, Jesús, porque tu Sagrado Corazón me invita a cambiar mi corazón pecador por un corazón arrepentido, para romper las cadenas que lo atan al pecado y abrirlo a la bondad! ¡Gracias, Jesús, porque tu corazón coronado de espinas y rebosante de sangre se convierte para mí en el símbolo de una entrega amorosa que requiere dar respuesta al amor concreto en mis gestos de cada día!

Canción al Sagrado Corazón de Jesús:

Fundamentalista

Ser coherente con la fe cristiana y católica implica un gran desafío. Alguien me llama fundamentalista por la simple razón de defender mis ideas cristianas. No trato de razonarlas desde lo estricto de la ley sino desde el amor pero aún así mi interlocutor me considera «fundamentalista». Y no me gustaría parecerlo aunque el término fundamentalismo se ha radicalizado y lo utilizamos con mucha ambigüedad.
Pero llevado a la oración sí soy «fundamentalista». Y lo soy porque declaro con total libertad lo que creo y lo que pienso desde la cortesía y el amor, desde la fe y desde la tolerancia. Mis creencias cristianas me impiden renunciar a principios básicos como el respeto a los pensamientos ajenos aunque difieran completamente de los míos.
Pero comprendo qué es ser «fundamentalista» para muchos. Es no entender que mis creencias se resumen en el Credo, la oración que comienza estableciendo la base de mi fe: Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso. Pero no solo lo pienso sino que lo siento, lo proclamo, lo canto, lo misiono, le alabo y le doy gracias. Creo que Dios existe y que me ha creado para la santidad y lo ha hecho junto a todas las bellezas del Universo. Creo en su amor, en su poder, en su sabiduría y, sobre todo, en su misericordia.
Y desde estos principios, creo en todo lo demás. Creo en Jesucristo, su Único Hijo. Y creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida. Y creo en la Palabra de Cristo, en sus mensajes, en su amor, en su Buena Nueva, en el estilo de vida que trató de inculcarnos. Creo que soy imperfecto pero desde esa imperfección abrazo la fe y trato de vivir coherente con los mandamientos, especialmente el mandamiento del amor.
Por tanto, creo en la verdad y la Palabra reveladas como también en la gracia y los dones que vienen del Espíritu. Creo porque la Iglesia nos ha dejado un Catecismo que es una escuela de vida, una Biblia que compendia la presencia de Dios en el mundo y una institución que aunque, formada por hombres, es creación de Cristo: la Iglesia es imperfecta humanamente pero perfecta espiritualmente.
Y como católico creo en el papel de los cristianos en el mundo, en nuestro rol en la transformación de la sociedad, creo firmemente en la defensa de la vida, en la justicia, en la familia, en los valores cristianos, en el respecto al prójimo, en el valor de la persona y su dignidad tantas veces pisoteada, en la libertad y la tolerancia, en la oración que puede transformar el mundo y las conciencias de los hombres, en mostrarme inconformista ante los ataques que sufrimos los cristianos y ante el relativismo y el totalitarismo que impera en la sociedad.
Así que no me importa que me consideren «fundamentalista» porque yo testimonio a Jesús que es el Cristo, el Hijo del Dios vivo; el Mesías, único Hijo engendrado de Dios, Dios y hombre verdadero.
Cuando a uno le consideran «fundamentalista» en este tiempo por ir en contra de las imposiciones de la mayoría que trata de destruir la esencia de la doctrina social del cristianismo tiene que sentirse alabado. Quiere decir que es coherente con su fe y con su credo, que contiene los principios y las creencias fundamentales de la fe cristiana.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Padre, creo en Ti y te reconozco como el Dios que me ha creado y ha creado el universo; creo en tu poder, en tu amor y en tu misericordia! ¡Creo firmemente que eres el autor de todo lo creado! ¡Señor, creo en Ti, que eres Jesucristo, Nuestra Señor, el ungido de Dios y que fuiste concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y viniste al mundo para testimoniar la verdad y salvarnos del pecado! ¡Creo en Ti, Espíritu Santo, te reconozco como la tercera persona de la Santísima Trinidad, mi abogado, maestro y consolador, que has sido enviado a mi corazón por Dios para que reciba la nueva vida de ser hijo suyo! ¡Os pido, Santísima Trinidad, coherencia para hacer de mis pensamientos y mis acciones una unidad, que no se contradigan nunca para ser testimonio de verdad! ¡Os pido fortalecer mi voluntad, para que mi conducta sea siempre impecable ante vuestros ojos y los ojos de los hombres, para que mi ser y hacer sean ejemplo de autenticidad! ¡Que no me deje llevar nunca por el que dirán y hacer como Tu, Señor Jesús, que viviste de acuerdo con tu manera de pensar y de sentir sin transigir en lo que estabas de acuerdo por sencillo y pequeño que esto fuera! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, a caminar siempre en perfecta sintonía con Dios! ¡No permitáis que mis actitudes sean egoístas y busquen solo mi propio beneficio! ¡No dejéis que haya tibieza en mi vida y que no renuncie jamás a los principios cristianos que son innegociables! ¡Ayududame a caminar por las sendas de la verdad que Jesús marcó en los Evangelios! ¡Ayúdadme, sobre todo, a ser coherente en mi fe y mis creencias y ser valiente en mi vivir cristiano! ¡Y os pido por los que no creen para que algún día los valores supremos de la vida llenen su corazón de gozo y de amor!

Creo en ti, hermosa canción de Monseñor Marco Frisina:

¿Quién es el inspirador para los momentos cruciales?

En los momentos cotidianos de la vida, en el día a día, en las dificultades… ¿quién es el inspirador para los momentos cruciales? El Espíritu Santo. Las páginas de los Evangelios te revelan momentos definitivos que muestran como el Espíritu Santo actuó en determinadas situaciones, pero especialmente en la Virgen María. Desde el día mismo de la Anunciación, pasando por la visita a su prima santa Isabel hasta el día hermoso en que unas llamaradas de fuego dieron a los seguidores de Jesús la fortaleza para salir en misión el día de Pentecostés. A todas estas llamadas respondió María con docilidad, aceptando los planes de Dios.
La escogida de Dios —y por el mero hecho de haber sido creados por Él, somos también escogidos para una misión— recibió del Espíritu Santo el gusto por las cosas divinas; fue el Espíritu quien forjó delicadamente su personalidad; fue el Espíritu quien le otorgó el carácter para ver la belleza de las cosas; fue el Espíritu quien le dio la docilidad para hacer la voluntad de Dios. En todos los momentos decisivos de su vida, allí estaba el Espíritu. ¿Y no está también en mí y en todos los corazones humanos y lo olvidamos con tanta frecuencia?
En este día quiero mirar a María para que, contemplando su estrecha relación con el Espíritu, me permita hacer como ella: saborear, apreciar, esperar y sentir la presencia viva del Espíritu Santo en mi vida.
La simple mirada a María me permite comprender como debo imitar en todo a la Madre, tan llena de la gracia del Espíritu al servicio humilde y generoso del Padre. Y como ella quiero ser dócil a su voluntad, a profundizar en Su Palabra, a abrirle mi corazón y entregar mi alma a la gracia.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Me uno a Ti, María, con el corazón abierto y con toda humildad, para acudir a tu regazo y sentir tu presencia! ¡Me uno a Ti, María, Esposa del Espíritu Santo, para dejarme llenar como hiciste Tu por el soplo del Espíritu! ¡Quiero aprender de Ti, Señora, a ser dócil a la llamada del Padre y acoger en mi interior las gracias del Espíritu! ¡Espíritu Santo al igual que hiciste con María concédeme el don de la sabiduría para ser capaz de apreciar en cada momento de mi vida los signos de la presencia viva del Padre! ¡Concédeme, Espíritu divino, el don del entendimiento para comprender siempre los designios del Padre y crecer junto a Él en santidad, amor, generosidad y servicio! ¡Concédeme, Espíritu de buen consejo, la capacidad para dilucidar, como hizo María, aquello que es conveniente o inconveniente en mi vida y poder recibir con humildad los consejos ajenos y repartir con generosidad consejos a otros! ¡Concédeme, Espíritu de fortaleza, la fuerza necesaria para luchar contra mis debilidades y flaquezas y hacer como María que supo sacar en cada instante de su vida la fuerza sobrenatural para cumplir lo que Dios le pedía! ¡Concédeme, Espíritu del Señor, el don de la ciencia para reconocer lo que es crucial e importante en mi vida! ¡Dame también, Espíritu de verdad, el temor a Dios para entender lo importante que es tenerlo como referente en la realidad de mi vida! ¡Y sobre todo, como hiciste con María, concédeme el don de piedad para orar con el corazón abierto todo aquello que acontece en mi vida y ponerlo en el plano de Dios!

¡Madre, pide a tu hijo por mí! es el título castellano de esta obra hermosa titulada Mater, ora Filium del compositor británico Leonel Power.

¿Qué necesidad tienes de esperar?

Terminé de leer hace unos días un libro sobre conversos del siglo XX. En uno de los capítulos, a pie de nota, destacaba una frase de san Agustín sobre la conversión: «Si ya te has decidido, ¿qué necesidad tienes de esperar? El momento es ahora; no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy».
Pienso con frecuencia lo que implica convertirse a Cristo, ser auténtico cristiano. Es algo para hoy, no para mañana. En el posponerlo al mañana pueden pesar muchas cosas. Convertirse en el hoy es tomar conciencia de lo que es amar, sufrir por los demás, servir al prójimo y estar sensibilizado por la pasión del Señor para aprender a cargar con la Cruz. Pero, sobre todo, convertirse supone cambiar de vida y la manera de comportarse porque el encuentro con Jesús te hace consciente de que no puedes centrarte en ti mismo sino seguir a Jesucristo y vivir por los demás. Convertirse a Jesús no puede aparcarse para mañana porque la auténtica conversión del corazón nunca puede esperar. Cuando pospones tu sí al Señor corres el riesgo de abandonar tu decisión porque el principe del mal se ocupa de utilizar todas las artimañas que están en su poder para debilitar tu voluntad.
¿Qué necesidad tienes de esperar? Esta pregunta de san Agustín te remite a la respuesta. La conversión es un proceso cotidiano, una implicación del corazón y del alma hacia el único destino que es válido: la cercanía con el Señor. El encuentro con Él. El anhelo de vivir por Él y con Él. Pero este proceso no depende de uno mismo; hay que orarlo, trabajarlo y pedirle al Espíritu Santo el gran don de la conversión porque, en definitiva, la conversión interior es un obsequio que Dios otorga al hombre por medio de Jesús, entregado a la humanidad para redimirnos y mostrarnos donde se encuentra la vida verdadera.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, permite que el Espíritu Santo obre en mi corazón pecador y frágil para que tu mismo crezcas en mi interior y se produzca en mi una profunda transformación del corazón, una auténtica conversión! ¡Concédeme la gracia de llenar mi corazón de tu bondad, de tu amor, de tu humildad y de tu misericordia! ¡Lléname de la gracia para saber acoger siempre lo bueno y lo correcto y despreciar lo que me aparta de Ti! ¡Fortaléceme para una auténtica conversión, para no dejarme llevar por las artimañas que me presenta el demonio y dame la sabiduría para ser testimonio de tu verdad! ¡Concédeme la gracia de una vida virtuosa y pura, bondadosa y servicial, que desprecie los placeres mundanos y abrace los anhelos de tu Sagrado Corazón! ¡Señor, tu conoces mi pasado y mi presente, lo que he sido y lo que soy, mi disponibilidad y mis abandonos, mi fortalezas y debilidades, mis virtudes y mis defectos, mis capacidades y mis limitaciones, ayúdame a que lo positivo prevalezca sobre el mal! ¡Ayúdame a cambiar lo que deba ser cambiado, a convertirme en lo que Tú anhelas que sea, a vivir acorde con tus mandamientos y vivir con la luz de tu verdad y de tu amor! ¡Ilumina, Señor, por medio de tu Santo Espíritu mi corazón, mi alma, mi mente y mi entendimiento para que en cada una de las situaciones de mi vida actúe como actuabas Tú, piense como pensabas Tú, sentir como sentías Tú, querer como querías Tú y vivir conforme a tu vivir!

Me abandono en Ti, cantamos hoy:

Misionar por Cristo

Me encanta la simbología de cómo Cristo envía a los apóstoles a la misión de dos en dos. Es como si quisiera hacer entender al cristiano que no está solo cuando proclama el Evangelio. Nadie puede darse a sí mismo esta misión. Donde dos o tres están reunidos en Su nombre, allí está Él en medio de nosotros. Queda así claro que la comunión en la oración y la misión comienza cuando hay al menos tres personas: las dos que anuncian y la que recibe este anuncio. La misión tiene sus raíces en la vida trinitaria misma. El Padre envía a su Hijo y el Hijo envía el Espíritu.
Tampoco menciona nada sobre el contenido de la predicación de aquellos que son enviados. Ni nos ofrece la forma ni la sustancia ni el contenido de la predicación. A menudo, buscamos qué decir en nuestra proclamación del Evangelio.
Y pide a los apóstoles —a cada uno de nosotros individualmente—, que no llevemos nada, que no nos apeguemos a las cosas materiales. Implica aceptar lo que nos dan quienes nos reciben, o sacudir el polvo de nuestros pies cuando se rechaza la hospitalidad. Sorprende que se deba llevar un palo, unas sandalias y una sola túnica. Pero si lo interiorizamos bien es una manera de estar preparado para salir, a toda prisa, como en el libro del Éxodo. La misión supone una especie de nuevo éxodo, una nueva liberación. No se trata de huir de la esclavitud de la tierra de Egipto, como el pueblo de Israel, sino de liberarse de las fuerzas del mal. Sanar y relajar aquello a lo que estamos encadenados para experimentar la experiencia de la liberación en la forma de ejercer la misión.
¡Jesús no nos pide que digamos palabras maravillosas! Simplemente nos pide abrir el corazón y testimoniar lo que llevamos dentro. No se trata de decir cosas bellas, sino de vivir auténticamente la conversión interior para ser misioneros que reciben el evangelio para nosotros mismos antes de llevarlo a los demás. Vivir con humildad y no creerse superior a los demás brindándoles una verdad ya hecha que uno no haya practicado antes. La fe no es suficiente, hay que ponerla práctica.
Si Dios nos llama a misionar no es por nuestros propios méritos. Dios nos ha elegido antes de la creación del mundo para ser santos e irreprensibles bajo su amorosa mirada. Hemos sido elegidos y llamados a ser testigos de Su gran amor. Este testimonio es válido en todas las situaciones, independientemente de que haya o no bienvenida por parte de quien recibe la palabra para ser curado de sus enfermedades interiores. Cada uno de nosotros ha recibido la fuerza del Espíritu Santo para consolar a aquellos que están abrumados. Es aceptando nuestra propia vulnerabilidad y fragilidad como podamos ser testigos del Evangelio.
Nuestra fuerza misionera del Espíritu Divino trabaja en la debilidad de nuestros recursos humanos. La Iglesia no es una start-up que depende únicamente de la eficiencia. Nuestra flexibilidad, como cristianos, proviene de nuestro desprendimiento de los caminos del mundo. Estamos en el mundo, pero no en el mundo. Le pido hoy al Señor que no tenga miedo de salir en misión y que me ayude a cooperar en la obra de liberación iniciada por Cristo.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Señor, a todos nos llamas a salir de misión! ¡Que el Espíritu Santo, Señor, me ayude a discernir siempre el camino que tu me pides; aunque te pido que me lleves a aceptar siempre tu llamada, a salir de mis propias comodidades y a atreverme a llegar a todas las periferias de la sociedad que requieren escuchar tu mensaje, sentir tu amor y tu misericordia y sentir tu presencia amorosa! ¡Señor, tu eres el Camino, la Verdad y la vida, eres auténticamente el rostro humano de Dios y rostro divino del hombre, por eso te tipo que enciendas mi corazón con el amor de Dios y me imprimas en el corazón el sello de ser cristiano para testimoniar al mundo con alegría la verdad de tu Evangelio! ¡Guía, Señor, por medio del Espíritu Santo cada uno de mis pasos porque quiero seguirte y amarte en comunión con mis hermanos, en comunión con tu Santa Iglesia y celebrando y sintiendo profundamente el don de la Eucaristía que tu instituiste el Jueves Santo! ¡Concédeme, Señor, la gracia de recibir el fuego de tu Santo Espíritu para que ilumine mi mente tantas veces cerrada y despierte en mi corazón soberbio y egoísta el deseo de contemplarte, de servir al prójimo, de amar a los hermanos, especialmente a aquellos que sufren, y el ardor por anunciarte sin miedo al que dirán! ¡Hazme, Señor, misionero valiente, comprometido y auténtico!

Alma misionera:

Derrotar el inconformismo

Somos inconformistas por naturaleza. Tenemos ocasión de vivir realidades que nos resultan agradables aunque, lamentablemente, no llenan la vida. Acomodamos nuestra conciencia en lugar de aspirar a la plenitud. Es como vivir rodeado de burbujas que, aunque resultan muy confortables, son volátiles y acaban desinflándose.
En lo más íntimo de nuestra conciencia descubrimos los seres humanos que hay una ley que Dios escribe en nuestro corazón; está enraizada en lo más profundo de nuestro ser. Podemos hacer como que no la conocemos, podemos tratar de acallarla, silenciarla, ignorarla o desoírla. Pero siempre estará en nuestro interior reclamando ser oída. Es la autenticidad. He leído alguna vez que la conciencia es el sagrario del hombre; en ese sagrario el ser humano se encuentra a solas con su Dios Creador que hace resonar su voz en el recinto íntimo de su alma. Una conciencia limpia es la libertad de espíritu que viene al que se encuentra bien con Dios y los demás.
Esto me enseña que debo seguir siempre lo que la voz de mi conciencia dicte —mientras no haya una intención dañina o dudosa— para poder escuchar del Señor que soy su siervo de quien está orgulloso. Prestar atención a mi interior para oír e interrogar mi conciencia para que en todo lo que haga comprobar si soy testigo de Dios. Formar y educar mi conciencia de acuerdo con la ley de Dios y con la razón para decidir siempre según la razón. Examinarla a los pies de la cruz. Darle una forma recta y veraz. Asimilarla en la oración a la luz del Espíritu Santo y ponerla en práctica en nuestras acciones, palabras y gestos. Orientarla de la mano de la dirección espiritual. Protegerla de las influencias negativas y las tentaciones del maligno que siempre tratará de torcerla. Perfeccionar la conciencia es tarea de toda una vida. ¡Cuánto camino me queda todavía por recorrer.

c71d657d09357a294c1a9fc6995603e0.png

¡Señor mío y Dios mío! ¡Examíname en cada paso que yo dé, en cada palabra que pronuncie, en cada pensamiento que tenga, en cada gesto que realice, en cada acción que cometa! ¡Pruébame, Señor, escudriña mi mente y mi corazón porque tu misericordia infinita está delante de mis ojos! ¡Tú eres el médico de mi vida y hoy te clamo para que diagnostiques lo que hay en mi corazón! ¡Prueba mi mente, mi alma, mi corazón, mis sentimientos y mi voluntad y elimina de su interior todo aquello que no te agrada y límpialo de toda maldad! ¡Toma, Padre, con la fuerza de tu Santo Espíritu, el control de mi corazón y de mi alma, examíname siempre y guíame para que pueda caminar en el poder de tu Espíritu para convertirme siempre en una persona íntegra, digna de Ti! ¡Líbrame, Padre, de las acechanzas del demonio cuando me enfrente a decisiones difíciles y actitudes morales! ¡Ayúdame, Padre, a la luz del Espíritu Santo a buscar siempre lo que es justo y bueno y discernir siempre Tu voluntad! ¡No permitas, Padre, que haga el mal para obtener un bien, que siempre mis acciones con los demás estén presididas por la verdad, que actúe siempre en caridad, con respeto al prójimo y sin herir su conciencia y su persona porque eso es pecar contra Ti! ¡Envía Tu Espíritu Señor, para que me ayude a tener siempre una conciencia recta y veraz! ¡Ilumíname siempre, Señor, con Tu Palabra para que sea luz que guíe mis pasos! ¡Ayúdame, Señor, a asimilarla siempre a la luz de la fe y de la oración! ¡Señor, Tú conoces hasta el más recóndito rincón de mi corazón! ¡Ayúdame a ser cada día mejor!

Comienza el mes de julio y el Santo Padre nos pide orar en este mes por los sacerdotes en su misión pastoral, por aquellos que viven con fatiga y en la soledad el trabajo pastoral se sientan confortados con la ayuda de la amistad con el Señor y con los hermanos. Nos unimos a la oración del Papa Francisco.

En el cielo no hay hospital:

 

Profundizar en la fe de María

Último sábado de junio, mes del Sagrado Corazón, con María en nuestro corazón. Hoy el Señor me invita a profundizar en la fe de María, una fe que le fue revelada especialmente el día de la Anunciación y que tuvo sus momentos álgidos en el día de la Encarnación y de la Redención por esa íntima relación que la Virgen tuvo con el Verbo Encarnado. La fe de María fue una fe profunda, una fe viva, una fe marcada por la fuerza del Espíritu Santo, una fe impregnada en lo más profundo de su alma.
La Virgen creyó desde el momento mismo de la Anunciación. Lo hizo desde el instante que le fue revelada la Verdad divina.
Creyó en el momento que, abrazada a Santa Isabel, escuchó esas hermosas palabras del Magnificat: «Bienaventurada Tú entre las mujeres porque has creído».
Creyó ese día gélido de Navidad cuando dio a luz al Niño Dios en un pobre establo de Belén y supo desde ese momento que había dado vida humana al Creador del universo.
Creyó cuando tomó en sus brazos a aquel niño pequeño, frágil, y supo que desde sus primeros balbuceos en el interior de Dios estaba la misma sabiduría.
Creyó cuando san José la subió a un asno y la Sagrada Familia tuvo que huir de Egipto huyendo del despótico rey Herodes y supo que el único monarca, el único rey de reyes, era su Hijo, el Hijo de Dios.
Creyó aquel día en que, desesperada, fue en busca de su Hijo a Jerusalén y se lo encontró perdido en el Templo porque supo que desde ese mismo momento se hacía real el impresionante misterio de la Redención.
Creyó el día de las bodas de Caná cuando les dijo a los sirvientes que hicieran lo que Jesús les ordenara porque sabía que en su Hijo todos los milagros dan luz que superan a la oscuridad.
Creyó porque María era consciente en su corazón de la verdad de los misterios divinos que ensalzan las bienaventuranzas.
Creyó al pie de la Cruz y todos, incluso los propios apóstoles, habían abonando al Señor. Creyó allí, en el Calvario, que su Hijo era verdaderamente el Hijo de Dios que quita los pecados del mundo que vence a la muerte, al mal y al pecado.
Creyó el día de la Resurrección, el día que Dios vence a la vida. Creyó en los momentos de mayor oscuridad dejándonos claro que su fe era más consistente, más firme, más difícil pero en el corazón de María había el convencimiento de que Cristo, muerto en la Cruz, había dado vida a la victoria. Pero la fe de María es tan firme porque está iluminada por los dones del Espíritu Santo. Es la grandeza de la fe de María la que nos hace entender que a través de la inteligencia con la que nos dota el Espíritu Santo es posible introducirse en los misterios de revelados desde la intimidad del corazón, misterios en los que Ella había participado de manera directo. El Espíritu Santo también inspiró a María la sabiduría para juzgar las cosas de Dios con esa humildad y sencillez de la que lo guardaba todo en el corazón.
María gustaba de las cosas de Dios por su caridad, porque no hacía más que crecer en su vida en humildad y pureza. En María se hacía patente la gratuidad de Dios y la gracia divina y Ella es el ejemplo claro de quienes son bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán siempre a Dios.
Y finalmente, el Espíritu Santo dotó a la Virgen de don de la claridad para ver las cosas creadas como símbolo de la fuerza de Dios en nuestra vida.
Este ejemplo tan grande me hace meditar hoy cuál es el grado de mi fe para vaciarme de mi yo y poner todo en manos de la Virgen y ser capaz de mejorar en mi vida personal para llegar a un auténtico encuentro con el Señor.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Ayúdame, María, a tener una fe viva como la tuya! ¡Ayúdame a creer, Señora! ¡Bendice mis pensamientos, mis palabras, mis acciones, mis actitudes, Señora! ¡Imprégname con tu amor, María! ¡Protégeme, Señora, de todas las cosas que me separan de Tu Hijo! ¡Llévame siempre de tus manos amorosas, María! ¡Dame un poco de tus virtudes, Señora, esas virtudes que están impregnadas de la fuerza de Dios! ¡Ayúdame a creer, María, para tener siempre confianza en la voluntad de Dios! ¡Ayúdame a creer, Señora, para dar siempre un sí confiado como el tuyo! ¡Ayúdame a creer como Tú, María! ¡Te entrego, María, lo poco que tengo pero esa pequeña posesión te pido la entregues Tú al Señor! ¡Te doy mi voluntad para que sea siempre la voluntad del Padre!

Para cerrar el mes disfrutamos de este motete de Francisco Cavalli O quam suavis et decora:

La belleza católica de Pedro y Pablo

Festividad de los apóstoles San Pedro y San Pablo que nos permite celebrar la gloria de la Iglesia de Roma.
Interiorizo la simplicidad de Pedro, el pescador galileo, su impulsividad y fragilidad que lo llevan a negar tres veces a Jesús la noche de la Pasión y a ceder ante el judaísmo comunitario de Antioquía, provocando la ira de Pablo. Pero sobre san Pedro fundó Cristo Su Iglesia después de su confesión de fe tan sobrenatural que fundamentaba que todo el amor de Dios descansa sobre la dulzura y humildad de Jesús, crucificado bajo el poder de Poncio Pilato. Pedro, entre su fe sólida y su debilidad humana, anticipa y garantiza la continuidad de la Iglesia a través de los siglos para confirmarnos que debemos perseverar a pesar de nuestros defectos.
Profundizo también en la figura de san Pablo, en su fundamentalismo religioso derribado por Cristo en el camino a Damasco. Medito su intelectualismo y misticismo que da luz al misterio universal de Cristo y gracias al cual los gentiles se unen masivamente a los primeros judíos que creyeron en Jesús.
Pedro es la raíz y el principio que garantiza el futuro de la Iglesia. Su autoridad desarma las fuerzas del mal y permite junto a los demás apóstoles ejercer la disciplina y perdonar los pecados. Pablo es el principio de apertura que garantiza el crecimiento de la Iglesia. A través de su incansable caminar y su dolorosa vida por el amor a Cristo, su profunda comprensión de la historia que lidera el diseño de Dios, se convierte en el celo de los misioneros y de los que perseveran en la fe.
Dos columnas firmes y dos antorchas ardientes de la Iglesia a las que debemos mirar con frecuencia.
Pero esta firmeza y este esplendor, fruto de su autenticidad, no es lo que los llevó a dar sus vidas por el Evangelio y los hizo creíbles para edificar la Iglesia. Su esplendor no es solo su unidad, su comunión, su amor fraternal a pesar de sus diferencias. La belleza de Pedro y Pablo es la catolicidad de la Iglesia. Es el esplendor que hace de la Iglesia una institución humanamente frágil pero misteriosamente portadora de una totalidad, una plenitud que no es de este mundo.
La belleza católica de Pedro y Pablo, y con ellos la de toda la Iglesia, más allá del don de sí mismos y de su unidad, es el hecho de que esta universalidad nos convierte en un pueblo santo con una raíz sagrada porque ha sido fundada por Cristo.
Hoy es un día en el que quiero dar gracias a Dios por la belleza de su Iglesia desde la mismísima trascendencia de Dios en el corazón y más allá de la hermandad universal de San Pedro y San Pablo.
Le pido a Dios su intercesión para que todos los esfuerzos de acercamiento y reconciliación no se centren en nosotros mismos, en nuestras culturas y en nuestros puntos de vista, sino en Dios, en Cristo, en la Virgen María y en la santidad de los Apóstoles y fundadores de la Iglesia. Esta festividad es también la de los innumerables mártires de Roma, que continúa todavía, por eso mi oración ferviente es también por esos hermanos cristianos perseguidos en todos los rincones del mundo.

paul-and-peter-icon.jpg

¡Señor, hoy quiero mirarme en el espejo de Pedro y de Pablo! ¡Me identifico, Señor, con sus fracasos personales y con su fidelidad a Ti, por su compromiso cristiano y por cómo acercaron a tantas gentes a la Iglesia! ¡Hoy de la mano de los dos, Señor, me siento más Iglesia, la que ellos edificaron con su sangre santa! ¡Quiero, Señor, como Pedro seguirte siempre, rechazar la fuerza de mi carácter para hacerme dócil a Ti, disculparme siempre, seguir tus huellas, y aunque te niegue tantas veces amarte siempre! ¡Señor, quiero crecer en el amor hacia Ti y hacia los que me rodean! ¡Quiero, Señor, como Pablo, romper la dureza de mi corazón y la intransigencia de mi carácter, abrir los ojos ante la ceguera de tu gracia, romper con las cosas que me separan de Ti, dedicar mi vida a anunciar tu Palabra! ¡Señor, como Pedro y como Pablo tengo yo también mis grietas pero quiero aprender de ellos su fe, su fidelidad, su amor, su forma de vivir tan coherente y tan cerca de Ti! ¡Quiero pedirte por la Iglesia que ellos edificaron y que tu fundaste a la que tanto amo para que permita a los hombres tener un encuentro contigo y hacer realidad el Reino que nos has prometido! ¡Hazla santa, Señor, que es muy necesaria para el mundo a pesar de los hombres que la formamos!

Nadie te ama como yo:

Participar activamente en la obra de Dios

Por razones laborales me encuentro en una zona de conflicto de Oriente Medio. Una gran parte del territorio está minado debido a la guerra que ha asolado esta zona del planeta. Sorprende como los habitantes de esta región conviven con la muerte. Y duele que sea en el nombre de Dios que los seres humanos matamos y asesinamos. No es la primera vez en la historia de la humanidad que los hombres que dicen estar unidos a Dios imponen el odio y el terror. Y esto es cierto para la mayoría de las religiones. Fruto del fundamentalismo Estados y grupos terroristas exaltan a un dios que no lo es.
Lo sabemos bien. La historia nos muestra desde tiempos inmemoriales que el mundo es un inmenso campo de ruinas: reina el desorden, la violencia, la injusticia, las guerras, el odio, el hambre, la pobreza. ¿Cómo puede Dios permitir esto?
Pero Dios no lo permite. Dios lucha contra el mal. Y lo hace, básicamente, por medio de la Cruz. Esta cruz que surge a lo largo de la historia humana. Esta cruz desde la que Cristo, Dios hecho Hombre, transformará las profundidades de la historia.
Dios lucha contra el mal enviando a su propio Hijo para convertirse en la única víctima inocente. En la Cruz, Jesús sufrió en su humanidad una dolorosa pasión y una muerte ignominiosa… todo por la salvación del mundo. Desde ese inmenso campo de ruinas que es el mundo Cristo lo convierte todo en un inmenso campo de compasión, al cual nos insta a participar. Él nos urge a participar en el trabajo del Padre.
Participar en la obra de Dios es sumergirse en Él, olvidarse de uno mismo y amar. Participar en la obra de Dios tampoco es tener miedo de salir de un conformismo reductivo, la fuente de este fundamentalismo que conduce a la intolerancia y el odio. Para participar en el trabajo de Dios hay que ser libre. Si Cristo rehusó cambiar las piedras en pan, si aceptó voluntariamente la Cruz, es para fundar nuestra libertad. La fe nos libera del miedo, de la muerte. Toda la vida de la Iglesia se basa en la libertad y el amor para vivir en el aliento del Espíritu Santo.
Participar en la obra de Dios es ir más allá, mover montañas, cada una a su propia medida; es ir empujando los límites; reunir todo lo que está separado.
Participar en la obra de Dios también es abrir las puertas de nuestras iglesias al mundo; es hacer que nuestras iglesias y nosotros mismos seamos como velas que iluminan este mundo, para llevar a Dios a los indiferentes, a los abrumados, a los que no tienen la fuerza para venir.
No hay que olvidar que cualquier guerra, cualquier masacre, cualquier acto terrorista o de violencia que está marcado por el odio y el rencor es también un día para llenarlo de generosidad, amor y compasión, a través de la movilización de hombres y mujeres que oramos. Es a través de nosotros que la Iglesia está construida y vive y renueva la presencia de Cristo en el mundo.

orar con el corazon abierto.png

¡Señor, con el corazón abierto me dirijo a Ti para que intercedas y des consuelo a todos aquellos que sufren violencia de cualquier tipo en sus vidas! ¡Te pido, Señor, que les otorgues la paz a aquellos que sufren en sus carnes el odio y el rencor! ¡A los que han muerto en la guerra o en atentados otórgales, Señor, el descanso eterno! ¡A los que han sufrido heridas en sus cuerpos y en su corazón concédeles, Señor, la sanación física y espiritual! ¡A los familiares de todos las víctimas del mundo, Señor, concédeles por medio de tu Santo Espíritu la fortaleza para sobrellevar el dolor y la capacidad para perdonar! ¡Señor, elevo mis oraciones hacia Ti para que abras mi corazón y lo ensanches para acoger a todos los que nos hacen daño y te pido tu misericordia para los que siembran el mal! ¡Te pongo ante el Sagrario, Señor, la conversión de los que generan violencia en este mundo y que otorgues a los pacíficos el consuelo y la paz! ¡A los que sufren discriminación y persecución, Señor, llénalos de tu amor y haz que el Espíritu Santo les llene de su gracia y les otorgue su fuerza para perseverar en la esperanza y en la fe! ¡Abre, Señor, mi corazón para que con generosidad sea capaz de dar amor, esperanza, solidaridad y paz!

Paz en la tierra: