Amasando el Pan de Vida

Primer sábado de septiembre con María en nuestro corazón. Hay días difíciles, complicados, llenos de problemas. En esos momentos te pones en presencia de Dios y contemplas su Pasión y su Muerte y un consuelo grande llena tu alma. Y miras a María, en la soledad de su dolor, te encomiendas a Ella y una gota de esperanza inunda tu corazón contrito. ¡María!
La Virgen participó de manera directa en la Pasión de Jesús. En el relato de la Santa Cena —aunque no aparece narrado en los Evangelios— se debió producir uno de los gestos más hermosos de la Virgen pocas horas antes de que Cristo se sentara a degustar el banquete pascual con el coro de sus apóstoles. En una estancia próxima al Cenáculo su santas manos debieron amasar el pan que Cristo convertiría en su Cuerpo y debió verter con esmero en la copa el vino que Jesús transformaría en su Sangre. Un doble gesto delicado, lleno de amor maternal, muy unido al sacrificio de su hijo. Allí debió colocar también María todo lo que llevaba guardado en su corazón.
Cada uno de mis problemas, sufrimientos y dificultades están presentes en el sacrificio de la Cruz y en el misterio de la Eucaristía. Yo también puedo amasar con mis manos pecadoras y miserables el pan de la vida y verter en la copa el vino de la esperanza. Jesús sólo me pide que lo haga con confianza y que sea capaz de entregarme a Él con humildad. Como hizo María. ¡Totus tuus, María! ¡Todo tuyo!

Virgen_eucaristia

¡María, Reina de la misericordia, que asumes en tu corazón todas las angustias del ser humano acoge en tu corazón y en tus manos todas mis dificultades para elevarlas al cielo! ¡Al igual que tú amasaste el Pan de Vida y vertiste en una copa la Sangre de tu Hijo ayúdame amasar los problemas de mi vida poniéndolos siempre en tus manos intercesoras! ¡María, tú eres mi socorro y mi consuelo, levántame de mi miseria y de mi pequeñez e introdúceme en tu amistad y en la de tu Hijo para ir ganando así cada día mayor confianza en tu Providencia! ¡María, tú eres la Reina de la fidelidad, en los momentos de incertidumbre y cuando las cosas en tu vida se hicieron difíciles y complicadas mostraste una confianza ciega en el Padre y pronunciaste el «Sí» más hermoso de la Historia! ¡Y lo mantuviste siempre con una confianza plena y nada ni nadie te apartaron de esta confianza ciega a la voluntad divina! ¡Señora de la Confianza, que tu auxilio me permita superar siempre las incertidumbres de mi vida!

Junto a ti María, en este primer sábado de mes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s